ktlavidadelosotros.jpgLA VIDA DE LOS OTROS (DAS LEBEN DER ANDEREN, Alemania 2006, Drama, 137 Minutos)
Dirección:
Florian Henckel von Donnersmarck.
Guión: Florian Henckel von Donnersmarck.
Reparto: Ulrich Mühe, Sebastian Koch, Martina Gedeck, Ulrich Tukur, Thomas Thieme, Volkmar Kleinert.
Música: Stéphane Moucha, Gabriel Yared.

Valoración: 10/10

Resumen: Gerd Wiesler es un cualificado oficial de la Stasi especializado en capturar enemigos de la patria. Gracias a su competencia recibe la misión de espiar a un dramaturgo y su novia, una famosa actriz teatral, sospechosos de rebeldía. Desde ese momento Wiesler presencia cada momento de sus vidas. Pero para su sorpresa, contemplar la existencia de sus objetivos comienza a alterar la suya propia.

Crítica: Tememos lo que no conocemos. El odio siempre está dirigido a lo desconocido. A aquello que vemos lejano, distinto, inhumano. Nuestra ignorancia de la vida de los otros, nos hace ser con ellos crueles, desalmados, desgraciados. La cura que propone von Donnersmarck es sencilla, pero efectiva. A través del extraordinario receptor sensorial que es el solitario represor Wiesler (un magnífico Ulrich Mühe), convierte al espectador en un intruso. En un observador de la vida de CUALQUIERA de nuestros prójimos. El inusual trabajo de Weisler le convierte en un Dios caprichoso capaz de jugar con las vidas de sus objetivos tirando simplemente de un cable, y al público en un cómplice contemplativo. Pero el conocimiento absoluto de los semejantes, de sus miedos, sus secretos, sus esperanzas, sus debilidades… de sus vidas, termina pareciendo algo propio. La inevitable empatía es al fin y al cabo un grabador de sentimientos, que reproducidos en nosotros mismos son capaces de llenar cualquier vacío. ¿Cómo odiar a alguien que siente como uno mismo? Redactar el día a día de la vida de los otros no es una historia ajena, extraña, lejana. Es un diario en el que cambian nombres, profesiones o fechas, pero aparecen siempre los mismos sentimientos. Es contemplar nuestra propia alma espiando habitaciones donde habitan otros. Es colocarse al otro lado del objetivo de la cámara, del micrófono oculto, del juicio de los demás, y darse cuenta de que para el resto del mundo, cada uno somos también “el otro”. Es alcanzar la plenitud simplemente obervando.

O.K.: La perfección de su trama.

K.O.: Anecdóticos deslices en el montaje.

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.