HABITACIÓN SIN SALIDA, (VACANCY, EEUU 2007, Thriller – Terror, 80 Minutos)
Dirección:
Nimród Antal.
Guión: Mark L. Smith.
Reparto: Luke Wilson, Kate Beckinsale, Frank Whaley, Ethan Embry
Música: Paul Haslinger.

Valoración: 5/10

Resumen: Una pareja perdida en medio de la noche decide refugiarse en un motel de carretera. Su estancia se convierte en una pesadilla cuando descubren que en su habitación se han grabado unos terribles asesinatos.

Crítica: Moteles (y similares lugares de acogida transitoria) han resultado ser para el cine de terror una segunda casa. Un hogar alternativo en el que, tras pasar demasiado tiempo, uno se relaja y retoma viejos hábitos. Y ya se sabe. Donde hay confianza da asco. Sin tener que buscar mucho en la filmoteca, uno se pregunta cómo este tipo de locales sigue haciendo negocio. Cada año, el cine vuelve a incrementar la leyenda negra de estos hogares de carretera de una sola noche. Empezó en Psicosis y, cada vez más, se insiste en que el refugio se puede transformar en una trampa mortal. En Vacancy, Norman Bates ha crecido. Ha roto con su instinto asocial y, en compañía de sus nuevos amigos, ha hecho de la sangre y la muerte ajena, un negocio. Como la propia película, vamos. Intensidad y miedo en pequeñas dosis para que el efecto no se agote antes de los 90 minutos. Lástima que a pesar de persecuciones, vídeos mórbidos, villanos anónimos y la constante distracción que supone una atemorizada Beckinsale, ya sepamos lo que va a pasar. Algo sobre transformismo y su madre… ¿no?

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.