SWEENEY TODD: THE DEMON BARBER OF FLEET STREET (SWEENEY TODD: EL BARBERO DEMONIACO DE LA CALLE FLEET, EEUU 2007, Musical-Terror, 116 Minutos)
Dirección:
Tim Burton.
Guión: John Logan; basado en el musical de Stephen Sondheim y Hugh Wheeler.
Reparto: Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Alan Rickman, Timothy Spall, Sacha Baron Cohen, Jamie Campbell Bower, Laura Michele Kelly, Jayne Wisener, Edward Sanders.
Música: Stephen Sondheim.

Valoración: 8/10

Resumen: Tras 15 años en una lejana prisión por un crimen que no había cometido, Benjamin Barker regresa a Londres con la única meta de vengarse del malvado juez Turpin, responsable de su caída en desgracia y la de su familia. Transformado en el demoníaco barbero Sweeney Todd, hará todo lo necesario para conseguir asesinar a su enemigo, aunque eso suponga acabar con decenas de vidas.

Crítica: En ocasiones el estilo y la personalidad de un autor, resultan contraproducentes para su obra. Atenerse invariablemente a un “sello de la casa” en particular extingue la posibilidad de innovar, de renovarse, de sorprender. El genio artístico llamado Tim Burton ha hecho de su nombre, sinónimo de un tipo de cine muy concreto. La forma de mezclar extraña visión de la ficción con un mundo real, resulta para Burton un complejo ejercicio de imaginación en el que ambos planos se fusionan de forma siempre chocante. A pesar de su admirable fantasía, el cineasta parece estar intentando siempre contarnos la misma película usando los mismos ingredientes. Un proyecto constante que sigue rondando su cabeza sin terminar de salir del todo. Una película que, como es el caso de Sweeney Todd, es mayúscula, trepidante y visualmente soberbia, en la que el siempre protagonista es el enclenque y habilidoso Johnny Depp y en la que siempre hay un papel para su amada Helena Bonham-Carter. A la habitual fórmula gótica y siniestra de Burton se le añade esta vez el toque musical, un factor tal vez superfluo en un universo que no necesita de mayores alicientes. En el barroquismo de Burton no es necesaria una coreografía, una canción o una melodía que adorne aún más su película, brillante producto como siempre de la eterna pesadilla en la que vive su creador.

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.