A petición popular voy a romper la tradición y me voy a mojar.

MEJOR PELÍCULA: NO ES PAÍS PARA VIEJOS

Muy buenas alternativas para el galardón más codiciado, siendo la «Cenicienta del grupo» la cinta de Tony Gilroy. Juno aportaba la frescura, Expiación la pasión, There Will Be Blood la furia y No es País Para Viejos la templanza. La cinta de los Coen ha conseguido mostrar la decadencia del género de géneros contando muy bien lo que quería contar y aprovechando al 100% sus recursos. Mi favorita era There Will Be Blood, filme mayúsculo llegado desde otra era y que con el paso del tiempo debería estudiarse en Academias de cine.

MEJOR ACTOR: Daniel Day Lewis, por THERE WILL BE BLOOD

La actuación de este genio como el amargado Daniel Palinview gana enteros cuando se ve cómo es Daniel Day Lewis en persona. ¿Es realmente este tímido, tranquilo y sentimental británico el furioso petrolero? Estando este hombre metido en la batalla, el premio para sus competidores era la nominación. Y eso reivindicándose como auténticas estrellas estaban el genial Johnny Depp y el currante de George Clooney.

MEJOR ACTRIZ: Marion Cotillard, por LA VIE EN ROSE

Si me pinchan no sangro. La candidatura de la bella francesa ya fue toda una sorpresa, culminada para asombro de muchos (entre los que me incluyo) con la estatuilla. Tendrá que mejorar su inglés la gala, porque se le anticipan proyectos hollywoodienses en su agenda. Ahí estaba Cate Blanchett, sin duda la actriz del star system más en forma, que se tomó su derrota con decepcionante histrionismo. Si el premio fuera a la mejor actriz y no a la mejor interpretación, la Blanchett se merecería un par de ellas. La joven Ellen Page era probablemente la favorita, aunque la siempre maternal Academia se reservará su premio para más adelante. Te deben una, Ellen.

MEJOR ACTOR DE REPARTO: Javier Bardem, por NO ES PAÍS PARA VIEJOS

También le debían una a Javier, cuando aquella noche de 2001 nos dejaron descolocados cuando nuestro compatriota había hecho sin duda el mejor trabajo del año. En No es País Para Viejos, Bardem ha compuesto uno de esos villanos que pasan a la historia, no sólo por su comedida actuación (no todo es cantar, bailar y poner caras), sino por la concepción de los Coen hacia el personaje. Atrás han quedado la inmejorable dicción de Casey Affleck, el histrionismo de Tom Wilkinson o el siempre brillante Phillip Seymour Hoffman, al que deberían darle un Oscar cada año por lo que sea que haga. Esta noche Javier Bardem nos ha demostrado a todos los españoles que Hollywood no es un suelo. Que con talento y trabajo, está al alcance de la mano. La dedicatoria del actor, además, debería enorgullecernos a todos los que habitamos en la piel de toro. Siempre y cuando no se mezclen churras con merinas.

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO: Tilda Swinton, por MICHAEL CLAYTON

Estando la Blanchett de por medio ya se conoce mi opinión, aunque el papel de perra trepa y obsesiva ha llevado a Tilda Swinton ha realizar la sin duda mejor dedicatoria de la noche. El talento también se mide por estos momentos en los que los premiados, más o menos, caminan a medias entre la persona y el personaje. Ahí estaba también Saoirse Ronan, una jovencita que no tardará demasiado en volver a optar a la estatuilla. Al tiempo.

MEJOR DIRECCIÓN: Ethan y Joel Coen, por NO ES PAÍS PARA VIEJOS

Aunque Paul Thomas Anderson también habría merecido la estatuilla, en esta ocasión coincido con la Academia. El trabajo de un  director es narrar y en No es País Para Viejos los Coen han dado una auténtica lección de lenguaje cinematográfico. Sutilidad, una dirección de actores con excelentes resultados, un ritmo agónico y una habilidad narrativa impresionante (eso es dar buen uso a las elipsis), les hacen justos ganadores.

MEJOR GUIÓN ORIGINAL: Diablo Cody, por JUNO

Que una ex-stripper escriba el mejor guión del año debería hacer replantearse ciertas cosas a los fanáticos de los currículos, la experiencia y las referencias laborales. Diablo Cody ha creado un guión fresco, divertidísimo en el que sólo ha respetado la única regla de contar lo que quería con sus propios (y rompedores) métodos. Y el resultado salta a la vista. Olé.

MEJOR GUIÓN ADAPTADO: Ethan y Joel Coen, por NO ES PAÍS PARA VIEJOS

Otra en la que no habría pasado nada de haberla ganado There Will Be Blood. Pero los Coen han hecho un gran trabajo de adaptación desde el mismo tono de la obra de Cormac McCarthy. Factor fundamental a la hora de trasladar una novela al cine, y que muchas veces queda olvidado. La sequedad del escritor quedaperfectamente plasmada en el guión y, por supuesto, en la árida película de los geniales hermanos.

El año que viene más.

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.