¿Quién sale?: Pedazo de reparto liderado por las cinematográficas Glenn Close (perfecta como villana) y Rose Byrne a quien hemos visto en películas como Sunshine o 28 Semanas Después.

¿De qué va?: Una joven e inexperta abogada es contratada por uno de los más importantes bufetes de Nueva York. Su fundadora, Patty Hewes, es una leyenda del derecho empresarial, pero sus métodos distan mucho de lo éticamente correcto. Ahora la única meta de Patty es ganar el juicio contra un billonario empresario acusado de engañar a sus trabajadores. Patty, con su nueva compañera, hará cualquier cosa para vencer.

¿Y qué tal esta?: ¿No lo habéis leído? Sale Glenn Close. Sólo por ver a esta maga de la interpretación, ya merece la pena tragarse la serie entera. Si eso no os convence, Damages es sencillamente una Wall Street aún más sórdida y que se extiende a lo largo de 13 capítulos. La progresiva corrupción de la en principio ingenua y benévola Rose Byrne, es el motor perfecto para que la malvada Patty Hewes (Close) campe a sus anchas por los sucios lodazales de la política y el dinero de alto standing. Por supuesto esta desmitificación del triunfador no es el único aliciente de la trama. El misterio hace desde el comienzo de la serie su aparición, en forma de flash forwards que se irán aclarando hasta coincidir en el tiempo con el hilo principal. Una chocante fotografía, un marcado estilo y un ritmo desenfrenado no están reñidos con esta historia moral sobre los peligros del éxito sobre unos personajes que nadan continuamente en aguas turbias y plagadas de tiburones. Y no de esos con dientes, sino de los que visten de Armani, reloj dorado en la muñeca y un vacío en el pecho.

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.