¿Quién sale?: El danés Nicolaj Coster-Waldau ocupa el papel del sabio policía John Amsterdam. Zuleikha Robinson es su dura compañera, mientras que Alexei Gilmore es la chica de sus sueños.

¿De qué va?: John Amsterdam es un extraño policía de homicidios en la ciudad de Nueva York, reconocido por sus compañeros gracias a su habilidad para resolver casos intrincados. De algún modo, Amsterdam consigue siempre encontrar la solución a través de los más mínimos detalles. Lo que no saben, es que su sabiduría se basa en la experiencia conseguida a lo largo de más de 400 años de vida, cuando John era un explorador holandés que llegó a las costas americanas. Sin embargo, su inmortalidad se ha convertido para John en un castigo que sólo terminará cuando encuentre a la única, su auténtica alma gemela.

¿Y qué tal está?: Si bien los cuatro capítulos emitidos hasta el momento no nos ofrecen la posibilidad de un juicio profundo, sí podemos sacar las primeras conclusiones del nuevo show de Fox. En principio son cuatro los grandes alicientes con los que New Amsterdam intenta conquistar al público. En primer lugar se trata de una serie de misterio, género que garantiza un buen número de espectadores. En segundo lugar, el factor romántico es fundamental en la trama, por lo que la mezcla comienza a resultar aún más vendible. El tercero es contar como fondo con la ciudad de Nueva York, más que un escenario, un contexto único de posibilidades infinitas. Y el definitivo es el toque sobrenatural. La inmortalidad de John Amsterdam permite encandilar al espectador con atractivos flashbacks que además muestran las causas de las decisiones que tomará el protagonista en el capítulo. Si a eso le añadimos un fotogénico reparto y un protagonista carismático, New Amsterdam no tiene excusas para no triunfar. En cambio, se antojan dos grandes lacras para la serie. La carencia de una (por el momento) trama definida a largo plazo, una historia que recompense a los fieles capítulo tras capítulo, condena al show a la segunda división televisiva. Esa que se consume sin regularidad fuera del prime time y que es pasto de reposiciones. La otra, aún peor, es que New Amsterdam está aún en busca de un factor que le dote de una personalidad única. De un toque de distinción que consiga que no cambies de canal esperando ver algo parecido en otro dial, más allá de las peculiaridades del detective. El interés suscitado por su propuesta bien vale una oportunidad, aunque al contrario que para su protagonista, el tiempo en la tele es un factor fundamental. Para New Amsterdam, cada semana cuenta.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.