Con Miracle at St. Anna ya sólo pendiente de presentación, el director Spike Lee se centra en seleccionar proyectos de futuro.

Con esta intención ha adquirido recientemente los derechos de las memorias de Ronald Mallett, uno de los primeros físicos afroamericanos de renombre mundial. Para Mallett, el viaje atrás en el tiempo se convirtió en una obsesión tras perder a su padre a los 10 años, algo que resalta en su autobiografía.

Además de en estos intentos por crear una auténtica máquina del tiempo, la película narrará el ascenso del científico desde la pobreza hasta la cumbre académica.

El filme sigue el tono de otros como Juventud Sin Juventud, La Mujer del Viajero del Tiempo o El Curioso Caso de Benjamin Button, también con el tiempo y sus paradojas como tema central.

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.