Siguiendo la misma fórmula utilizada en Kill Bill, Quentin Tarantino se propone dividir su próxima película Inglorious Bastards, también en dos.

La película se centra en un grupo de peligrosos prisioneros que durante un traslado, son emboscados por los nazis. Tanto los atacantes como los guardianes mueren, quedando tan sólo con vida los criminales. Ahora en libertad, el grupo decidirá huir hacia la neutral Suiza, acabando en su camino con todo el que se les cruza. Sean enemigos o aliados.

Aunque se ha rumoreado durante mucho tiempo con centenares de nombres, lo cierto es que Tarantino ideó el guión sin ningún actor en mente, por lo que no hay nadie confirmado aún en el reparto de la película.

Tras seis años en espera, Inglorious Bastards se estrenará finalmente en 2.009.

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.