Si no fuera por ese Mustang tuneado por un psicópata y desbocado por la carretera, el primer cartel de Death Race bien podría ser confundido con el de Dungeon Siege. En ambos la presencia de Jason Statham es la protagonista, aunque en este caso goza de la compañía de Joan Allen, Tyrese Gibson e Ian McShane. Paul W.S. Anderson dirige el remake intentando hacer de su película un espectáculo más sangriento, más violento, más trepidante y más lucrativo que el original.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.