REDBELT (Estados Unidos, Drama, 99 Minutos)
Dirección:
David Mamet.
Guión: David Mamet.
Reparto: Chiwetel Ejiofor, Alice Braga, Tim Allen, Emily Mortimer, Rodrigo Santoro, Rebecca Pidgeon, Randy Couture.
Música: Stephen Endelman.

Valoración: 8/10

Resumen: Mike Terry es uno de los mejores luchadores de jiu-jitsu en activo. Sin embargo, y a pesar de sus habilidades, Mike vive ajeno al mundo profesional entrenando a sus alumnos en el arte de la defensa personal en un humilde gimnasio. Para él, el único sendero que debe seguir un guerrero es el del honor, y no el de una competición adulterada. Sin embargo, una larga serie de circunstancias obligarán a Mike a luchar por conseguir el más preciado premio para un luchador: el cinturón rojo.

Crítica: Dice David Mamet que la forma de escribir un guión es introduciendo a un personaje en una escena en busca de algo. Al final de la escena, el personaje aún no ha encontrado lo que desea, por lo que pasa a la siguiente escena en su busca. Este sencillo aunque imparable motor dramático es una filosofía estrictamente aplicada en Redbelt. Mike Terry, personaje interpretado notablemente por Chiwetel Ejiofor, busca con persistencia algo que no encuentra en ninguna parte. En el mundo de Redbelt, en nuestro propio mundo, el honor es un elemento casi mitológico del que sólo unos pocos han oído hablar, y apenas una minoría practica casi en secreto. Es una lacra, una tara -como las que impone el propio Terry a sus alumnos- que impide competir y vencer en igualdad de condiciones. En ese mundo, Terry es un paria. Un tullido que haciendo lo que debe se ve machacado por la vida y por sus semejantes. El honor no sólo ha pasado de moda, sino que es visto como una enfermedad que padecen sólo los ingenuos. Los inocentes. Los bondadosos. Mamet empuja a su protagonista, obligado por el resto de personajes, a dejar atrás sus principios y convicciones para sobrevivir en un escenario en el que el cruel mundo real destruye sin piedad las ilusiones, y en el que competir significa devorar al contrincante. Redbelt es una película notable precisamente porque es una película. Un filme auténtico, con una narración impecable -que habría ganado con algunos minutos más-, unos personajes condicionados por sus circunstancias -sus miedos, sus ambiciones- y una moraleja final. No importa tanto vencer, sino cómo se vence.

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.