HELLBOY II – THE GOLDEN ARMY (Estados Unidos, Acción, 120 Minutos)
Dirección:
Guillermo Del Toro.
Guión: Guillermo Del Toro, Mike Mignola.
Reparto: Ron Perlman, Selma Blair, Doug Jones, Luke Goss, Seth MacFarlane, Anna Walton, Brian Steele, Roy Dotrice, John Hurt.
Música: Danny Elfman.

Valoración: 5/10

Resumen: Tras siglos de tregua, el príncipe Nuada ha vuelto dispuesto a declarar la guerra a la humanidad. Para ello, y pese a la oposición de su padre y su hermana, el heredero al trono del submundo está dispuesto a liberar a una terrible arma conocida como el ejército dorado, una legión invencible que amenaza con destruir la civilización humana. Lo único que se interpone en el camino de Nuada es Hellboy, un demonio criado entre los humanos, y sus compañeros del ultrasecreto AIDP.

Crítica: Que Guillermo Del Toro no se toma Hellboy muy en serio ya nos quedó claro en el anterior filme del demonio rojo. Y tal vez un visionario como el azteca tenga sus razones para no dar demasiada profundidad a un héroe con cola, cuernos y rostro imposible. ¿Cómo hacer pasar a un ser con esa pinta por un devoto salvador, ante un público acostumbrado a la perfección fotogénica? Tal vez por eso Del Toro, fan confeso del tebeo, haya preferido intentar convertir la franquicia en un auténtico blockbuster en lugar de en una fiel adaptación de la visión de Mike Mignola -para más señas, también parte importante de esta producción-. Del Toro ha lanzado lastre y se ha quedado con lo esencial, los ingredientes básicos que le garanticen un sitio en taquilla y un espacio en las mentes del gran público. El misterio y lo esotérico, dan paso a la acción y la aventura, el peso de la predestinación a una serie de problemas familiares (muy de moda en el cine de aventuras), los vacíos escénicos marca de la casa Mignola a un brillante barroquismo -marca de la casa Del Toro, que vuelve a demostrar que es un artesano de los de la vieja escuela- en la confección de personajes y escenarios… El tono cambia radicalmente y abandona las lúgubres leyendas y los augurios apocalípticos, por una trama más sencilla en la que Del Toro puede sentar las bases de su plan: reírse de sí mismo, de sus personajes e incluso de la propia trama principal, pasada casi a un segundo plano por los devaneos románticos y familiares de sus monstruitos. Hellboy es en su versión cinematográfica más carismático, pero también más artificial y cargante. Es un monstruo -se puede usar si se quiere la palabra freak-, rodeado de incompresión más allá de la banda de inadaptados con la que convive. La autoparodia es la mejor definición para un personaje que rompe absolutamente con la concepción clásica del superhéroe, pero que a pesar de ello sigue pareciendo en algunos momentos tan encorsetado como algunos de sus compañeros de género. Hellboy 2 es el modelo a seguir si se quiere hacer un divertidísimo taquillazo familiar… y que se note.

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.