Con razón Ridley Scott insiste en contar continuamente en sus películas con Russell Crowe. El australiano parece ser la solución a todos los problemas del director. Desde que se anunciara el aplazamiento del rodaje de Nottingham, sus responsables han intentado seguir dándole forma al gigantesco proyecto con la incorporación de nuevos actores que completaran su elenco. Al propio Russell Crowe y a Sienna Miller se les debería unir ante todo un intérprete que diera vida a Robin Hood, en este guión némesis del ahora protagonista sheriff de Nottingham. Pues resulta que ahora tanto Scott como Crowe, ante la apretada agenda de Christian Bale -candidato número 1 al papel- claman que el ídolo aussie daría vida a ambos personajes en la peculiar adaptación. Tiene razón en su persistencia Mr. Scott. Un amigo es un tesoro.

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.