A pesar del renombre de su director, la calidad de su reparto y el atractivo de su sinopsis, a Inglorious Basterds le faltaba algo. Un factor esencial que ha estado muchas veces presente en la filmografía de Quentin Tarantino y que aparece en multitud de filmes made in Hollywood.

¿Qúe es? Pues Samuel L. Jackson, obviamente. El omnipresente actor llamó personalmente a Tarantino para hacerle ver su olvido y este inmediatamente le ofreció un papel en la película. Dará vida al narrador de la cinta, cuyo personaje también aparece en algunas escenas ante la cámara.

Además de a Jackson, Inglorious Basterds ha incorporado a la actriz Maggie Cheung, vista en filmes como Hero.

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.