Como esta técnica está ahora muy de moda, no resulta extraño ver a ilustres cineastas implicados en su realización. El último podría ser Marc Forster, que tras su paso por la franquicia 007, podría dirigir el remake americano de la surcoreana Die Bad.

La película original, estrenada el año 2.000, consistía en cuatro cortos independientes que narraban el ascenso y declive de un gángster. Ahora la acción estaría situada en Nueva York y por supuesto el protagonista sería occidental.

Brad Ingelsby escribiría el guión confirmando que es el escritor de moda en hollywood, a pesar de no haber estrenado aún ni una sola película.

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.