LA OLA (7/10)

Resumen: Ante el reto de explicar la autocracia a un grupo de alumnos desencantados, un profesor idea un curioso experimento que instaurará paso a paso una auténtica dictadura dentro de su aula. Los problemas comienzan cuando la organización empieza a operar fuera de las pareces de la clase.

Crítica: Una de las razones por las que se incluyen risas enlatadas en las comedias de situación, es que haga gracia o no el gag de turno, el oír a los demás reír provoca nuestra propia carcajada. Sabemos, además, que esta reacción está manipulada, pero aún así reímos. ¿Tanta es la influencia del grupo sobre la voluntad humana? ¿Tan peligroso es contrariar a la mayoría? La Ola es, como el experimento que la inspiró, una siniestra demostración de que pulsadas las teclas correctas en nuestro primitivo cerebro animal, el individuo pierde en la mayoría de los casos sus principios personales para plegarse a los de un grupo. La validación y la aprobación del resto sirven a menudo como palanca para provocar cambios radicales en las sociedades humanas. Por eso, y aunque el filme no llegue a las cotas de calidad de compatriotas como El Hundimiento o La Vida de los Otros, tiene un gran valor como aviso de que en tiempos desesperados, la historia tiende a repetirse. Interesantísimo filme sobre el totalitarismo que pierde un tanto su fuerza entre tanto drama teenager, que tras asentar con firmeza su propuesta en los primeros minutos, termina por convertirse en el auténtico motor de la trama.

MONGOL (8/10)

Resumen: Tras la muerte de su padre, el joven Temudjin se verá obligado a escapar de sus propios súbditos para salvar la vida. Con su reino y su libertad arrebatados, Temudjin buscará por todos los medios su venganza lo que le llevará a completar un impredecible destino que le convertirá en el líder de todo su pueblo.

Crítica: Con Hollywood olisqueando cualquier atisbo de rentabilidad en ideas ajenas, Mongol demuestra que incluso con historias archiconocidas, se puede crear un filme notable. De presupuesto irrisorio –comparado con cualquier superproducción americana- la película aprovecha al límite sus recursos formando un conjunto atractivo que no pierde interés en ningún momento. La espectacularidad del escenario, cuya belleza aprovecha al máximo una sobresaliente fotografía; la naturalidad de sus actores (muchos de ellos amateurs); la atribulada vida de su protagonista y un magnífico ritmo narrativo logran que la película convierta sus dos horas de duración en un apasionante relato al que no resta interés el hecho de que ya conozcamos su final. La única pega es, que para bien o para mal, esa cortante conclusión nos deja con ganas de más, aunque por fortuna parece ser que lo veremos en otras dos películas sobre el conquistador mongol. Estaremos esperando.

SUPERFUMADOS (3/10)

Resumen: Dale se pasa el día entregando citaciones, complaciendo los caprichos de su novia adolescente y fumando hierba. Hasta que una noche presencia un asesinato y se ve obligado a dejarlo todo atrás. Con la compañía de Saul su peculiar camello, hará frente a la mafia ya una policía corrupta para recuperar su anterior vida.

Crítica: Si hay un subgénero que está quemado, que huele a chamusquina y que nos revuelve un tanto las entrañas, es el de la comedia stoner. O dicho de otro modo más llano, las pelis de fumetas en las que tanto la fórmula como su resultado son siempre los mismos. A saber, dos hombretones que debido a su afición por la hierba y ciertos avatares del destino, se ven envueltos en una serie de desdichas que deben resolver a pesar de su estado. Estas son, por supuesto, a cada cual más extraña y surrealista por lo que el cannabis se convierte, para los guionistas de este subgénero, en la excusa perfecta para meter en el libreto cualquier ocurrencia. Sí, las drogas son divertidas y dan lugar a una serie de dicharacheras aventuras en las que todo es psicodélico y la gente, aunque esté intentando matarte y comercie con armas o drogas es simpatiquísima. Pineapple Express sigue a rajatabla estos mandatos y, entre alegatos por la legalización, amistades en peligro y cacharrazos de todo tipo, James Franco aprovecha para zamparse al ahora de moda Seth Rogen en su propia película. Vacua comedia, a pesar del trabajo del exvillano, que en algunos momentos logra despertar una incomprensible risa floja. A saber porqué.

SUPERHERO MOVIE (3/10)

Resumen: Rick es un joven cuya vida es un completo desastre. Es el objeto de las mofas de sus compañeros y la chica a la que ama, ni siquiera sabe que existe. Hasta que un día es picado por una libélula radiactiva, lo que le dota de increíbles poderes que hacen que su vida… se complique a un nivel superheroico.

Crítica: Hubo una era en la que la parodia tenía ideas propias y su meta era ridiculizar métodos e ideas, no versionar escenas y personajes simplemente pasándolos de vueltas. Con el tiempo se ha perdido este arte en el que creando una trama original, se ponían de manifiesto las manipulaciones de otro género a priori, de mayor profundidad. Ahí encajarían por ejemplo Aterriza Como Puedas con las películas de catástrofes, o las legendarias Atrápalo Como Puedas con el cine policíaco. Ahora el método ha cambiado y todo consiste en darle una visión más vacua y políticamente incorrecta a tal o cual escena del éxito del momento. Es un método para pervertir al ídolo y convertirlo en el foco de las risas. Y funciona, visto el número de productos similares que se sacan con sorprendente regularidad. Esta peculiar versión de Spider-Man roza por momentos los métodos clásicos para terminar, por necesidades de mercado, usando a mansalva los mandatos de la parodia moderna. Cierto es que supera levemente a las Scary, Epic, Date y Disaster Movies pero a estas alturas ¿significa eso realmente algo?

MADAGASCAR 2 (5/10)

Resumen: La panda del zoo de Nueva York planea su escape de Madagascar gracias a un avión al que los ingeniosos pingüinos han logrado poner en marcha. Pero el viaje no dura demasiado, ya que pronto terminan estrellándose en la sabana africana. Allí se reencontrarán con su hábitat natural y familiares de su misma especie. Aunque lo bueno termina cuando un rival intenta hacerse con el trono del padre de Alex, un carismático león que es el rey de la selva.

Crítica: Sorprende que una película de animación con personajes y propuestas tan radicales como Madagascar, muestre una versión bizarra de El Rey León como principal alimento argumental. Y para probarlo hagamos un ejercicio. Juntemos a un león vegetariano, inseguro y bailón, a una hipopótama coqueta en busca de novio, a una cebra con crisis de identidad, a una jirafa neurótica, a unos pingüinos nihilistas, a unos monos snob y, para más ende, comunistas, a un rey esquizofrénico y extravagante y a una abuelita indestructible. Juntémoslos a todos y si con estos personajes no se os ocurre una historia original, diferente, llamativa, surrealista e incluso ilógica, pedid para Reyes una nueva imaginación. Si es que quedan stock después de la segura demanda desde Hollywood. En Madagascar 2 el entretenimiento y la originalidad llega por tanto desde las subtramas y los personajes secundarios, porque la búsqueda personal de Alex, aunque sirva como unión para todo el conjunto, es mucho más liviana y prescindible que todo lo demás.

APPALOOSA (7/10)

Resumen: Dos letales pistoleros son contratados por los ciudadanos de una pequeña ciudad fronteriza para defenderlos contra un malvado terrateniente que los tiene oprimidos. Instaurada la ley en la ciudad, la llegada de una mujer parece convertirse en un peligro aún mayor para ambos vaqueros.

Crítica: De vez en cuando el western da un coletazo para que, aquellos que acuden a patear su cadáver, perciban que todavía le quedan algunas puestas de sol por delante. Appaloosa sigue los designios más básicos del género –pistoleros que luchan contra la injusticia- para girar repentinamente hacia la comedia romántica, los líos de faldas y las crisis de amistad. Este punto de inflexión, que afecta no sólo al conjunto sino también al trabajo de sus dos compañeros –brillantes, cada cual desde su lugar- llega con la entrada en escena de Renée Zellwegger. La actriz, aún aferrada a ese momento de caritas, mohínes y pucheros que quedó atrás (para todos menos para ella) con Bridget Jones, recrea un personaje detestable y odioso que minuto a minuto se convierte en el epicentro de la película. Con un Mortensen de nuevo glorioso, un Harris meticuloso con la narración y un Irons en plena forma, Appaloosa es, un punto por encima de Open Range, pero a años luz de Sin Perdón, la visión más cínica del salvaje oeste, en el que el tiempo y la vida escapan sin demora, los ilusos son explotados, los buenos jamás ganan y los sueños son inalcanzables o simplemente están corruptos.

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.