El éxito de taquilla de Crepúsculo (Twilight), auspiciado por el masivo seguimiento de los fans de la novela de Stephenie Meyer, ha logrado convencer a los responsables de la adaptación de seguir adelante con la franquicia. Y no se han demorado en ponerse manos a la obra, ya que la preparación de New Moon, secuela de la misma, está ya en marcha con un cambio sustancial respecto a su antecesora. A pesar de los resultados, se ha decidido prescindir de Catherine Hardwicke y contratar a Chris Weitz, cuyo último filme en la silla de director fue la malograda La Brújula Dorada. Weitz tendrá ahora el gran reto de repetir la recaudación de su compañera y, si es posible, superar la calidad de la anterior película.

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.