De un director como Roland Emmerich, siempre grandilocuente a la hora de tratar el espectáculo, esperábamos algo más. Sobre todo tratándose de una película como 2.012, plagada de catástrofes nunca vistas. Pero la primera imagen que nos llega no aporta demasiado. Simplemente muestra a John Cusack, protagonista de este apocalipsis, percatándose de que está a punto de llover. Eso sí, conociendo a Emmerich, no serán cuatro gotas.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.