REVOLVER (Francia – Reino Unido 2.005, 115 Minutos, Thriller)
Dirección:
Guy Ritchie.
Guión: Guy Ritchie y Luc Besson.
Reparto: Jason Statham, Ray Liotta, Vincent Pastore, André Benjamin, Terrence Maynard, Andrew Howard, Mark Strong, Francesca Annis, Anjela Lauren Smith, Elana Binysh, Faruk Pruti, Bill Moody, Stephen Walters.
Fotografía: Tim Maurice Jones.
Música: Nathaniel Mechaly.

Valoración: 3/10

Sinopsis: Jack Green acaba de abandonar la prisión tras siete años de condena. Después de ese tiempo entre rejas, el único deseo de Jack es vengarse del hombre que le hizo encerrar, un poderoso gangster que ha ascendido durante todos esos años. Para ello Jack tiene un complejo plan para hacerse con la fortuna de su oponente. Sin embargo una serie de extraños sucesos empiezan a alterar sus planes y su visión de la vida.

Crítica: Imaginemos por un momento que en un universo alternativo -y ya es mucho imaginar- Guy Ritchie fuera un director de ciertas pretensiones intelectuales y no ese cineasta gamberro, de obras superficiales pero tremendamente divertidas, que tenemos en este plano. Ese Ritchie, más incomprensible que incomprendido, extraño y atípico, seguramente se centraría en dirigir películas como Revolver y no sátiras criminales plagadas de humor negro, montaje alterado y verborrea que son RocknRolla o Snatch. Tal vez fue ese «otro» Ritchie el que sustituyó allá por 2.005 al auténtico y firmó esa película que, desde entonces, había estado aparcada en un cajón hasta que hubiera una oportunidad para distribuirla en nuestro país. Una medida que una vez visionada, es del todo comprensible. Uno se pone en la piel del distribuidor y no puede dejar de empatizar con él. ¿Cómo vendo esto? Se preguntaría. Cuestión de difícil respuesta si no se consideran los nombres que en ella están implicados. A priori, el trío Ritchie-Statham-Liotta, promete una más de mafiosos, bajos fondos, intrincados planes, personajes estrafalarios, acción, humor negro y mucha marcha. En cierto aspecto, esta Revolver tiene todos esos alicientes, pero no es ni de lejos ese tipo de película. Revolver es una excéntrica ida de olla de la que el propio Ritchie es consciente, sintiendo la necesidad de una explicación durante los créditos finales. Y ni con esas, porque después de presenciar un largo desvarío de más de hora y media, lo que el espectador busca con esperanza en los minutos finales es cierta coherencia. Un final espectacular que explique, de algún modo un tanto comprensible, el porqué de una historia plagada de datos, escenas, personajes y diálogos inconexos y muy pasada de rosca. Bien desarrollada, la idea podría haber parido un interesante corto pero en manos de Ritchie y Besson, se ha convertido en un largo filme desangelado en el que sólo las interpretaciones de unos muy solventes Statham, Liotta y Strong, merecen el precio de una entrada. De modo que tras ver esta película pretensiosa, más cercana al peor David Lynch que a Tarantino, no podemos más que defender a ultranza a nuestro Ritchie. Que puede que sea superficial y esclavo de la estética. Pero nos divierte, nos alegra y permanece siempre alejado de profundos abismos intelectuales de explicación imposible.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.