MIRACLE AT ST. ANNA (Estados Unidos – Italia 2.008, 160 Minutos, Bélica-Drama)
Dirección:
Marcel Langenegger.
Guión: James McBride, sobre su propia novela.
Reparto: Derek Luke, Michael Ealy, Laz Alonso, Omar Benson Miller, Pierfrancesco Favino, Valentina Cervi.
Fotografía: Matthew Libatique.
Música: Terence Blanchard.

Valoración: 6/10

Sinopsis: En 1.983 un cartero neoyorquino le dispara a un hombre sin aparente motivo. Intrigado por las razones que llevan a un hombre normal a cometer semejante acto, un joven reportero comienza a indagar. El misterio se complica aún más cuando en casa del asesino se encuentra una ancestral escultura de un valor incalculable. Todo parece estar relacionado con los Buffalo Soldiers, un batallón del soldados afroamericanos que luchó en la Segunda Guerra Mundial en la campaña de Italia. Allí cuatro soldados quedaron aislados en un pueblecito de la Toscana.

Crítica: Podría decirse que con Plan Oculto Spike Lee abandonó el cine independiente y reivindicativo para empezar a experimentar con formatos más comerciales. Aquel fue un gran “debut” con un thriller notable y marcó una prometedora senda para Lee en esta faceta más “pública”. Con Miracle at St. Anna Lee iniciaba, además de una nueva intentona comercial, la creación de un producto puramente “académico”, de esos conmovedores y emotivos que dejan huella y arrasan en las entregas de premios. Sin embargo el resultado sólo puede calificarse como fallido a pesar de los atractivos factores que adornaban su premisa. Esta aventura bélica termina teniendo más de thriller y drama, que de hazaña bélica o reconstrucción histórica y nadando entre géneros, hay momentos en los que se ahoga en un mar de estereotipos. Algo incomprensible en una película que tiene al mando a uno de los cineastas más notables y concienciados a la hora de combatirlos. Sin ir más lejos la patrulla protagonista está formada por los típicos soldados. Es decir, el líder responsable (Luke), el tocapelotas chulito (Ealy), el creyente, iluso, de gran corazón pero un tanto tontaina (Benson Miller) y finalmente el duro sentimental (Alonso). Para contemplar el cuadro también hay un niño enfermizo con amigo invisible, un anciano fascista de buenos sentimientos, una bella chica por la que competir, un par de nazis buenos y un sanguinario traidor. Muchos personajes, muchos matices y una larga historia que, privada de acción y de su esperado contrapunto en la actualidad –ambas tan sólo aparecen en la conclusión y el desenlace-, termina por volverse un tanto tediosa, tópica, repetitiva y cargada de subtramas innecesarias. De hecho, la propia trama principal termina por convertirse en algo secundario y Alonso pasa a segundo plano ante el creciente protagonismo que ganan las en principio, historias más superfluas de la película. Lee habla, se supone, de la necesidad de la gente de, en tiempos desesperados, creer en algo bueno y positivo que marque un rumbo entre el caos y el sinsentido y aporte a la vez un halo de ilusión. Para Lee ese factor es la fe cristiana, omnipresente en todo el metraje y compartida en una escena por todos los bandos. También aprovecha, como no podía ser de otra forma, para recordar a través de un tanto forzado flashback, aquellos tiempos en los que un grupo de soldados afroamericanos tenía menos derechos en su país que los prisioneros de guerra nazis. En esos momentos este Milagro recuerda mucho –demasiado- a Indigenes, con la que los paralelismos son más que obvios, aunque la francesa brillaba por méritos propios con una historia más dura y verosímil. En definitiva, que esta Miracle at St. Anna habla de la fe, de la esperanza, de la discriminación sufrida por los olvidados soldados negros en la Segunda Guerra Mundial, de las masacres cometidas por los nazis, de la lucha partisana en Italia, del amor en tiempos de guerra, de la venganza, del valor del arte como parte de la identidad humana, de los secretos del pasado que tarde o temprano pasan siempre factura, de la reconciliación espiritual… Habla de tantas cosas e intenta ser tantas a la vez, que al final termina por ser un producto carente de identidad al que –y esto es un crimen mayor- se le ve el plumero.

Estreno en España: Sin confirmar.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.