Lleva acumulados incontables premios, tiene a la crítica encantada y al público enamorado. Es bella, carismática, entregada a su trabajo y no se la conocen escándalos. De su poder de sugestión y su capacidad de convicción puede dar fe su marido Sam Mendes, al que consiguió inspirar para dar forma a Revolutionary Road. Kate Winslet, brillante en esa y aún más en El Lector, lleva camino de convertirse en la actriz más agasajada de este 2.009. Sus dos Globos de Oro así lo confirman y aunque los Oscar le han privado de una merecida nominación más, todo apunta a que se irá a casa con la estatuilla. Pero de no conseguirla, y como bien apunta la revista Los Angeles para la que posa este mes, Winslet ya tiene el mejor premio que puede conseguir un actor. El respeto y la admiración de un público incondicional.

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.