Olga Kurylenko ha vuelto ha meterse en la piel de una sensual espía y esta vez no se trata de una nueva película de James Bond. La ucraniana se ha envuelto en lycra para dar vida a una agente secreta de lo más clásica, en este curioso y divertido set fotográfico que bebe de la enorme iconografía del cine de espías para explotar, aún más, la belleza de su modelo. Terminado ya su paso por la saga Bond, Kurylenko se transformará en una seductora romana en el nuevo filme de Neil Marshall, Centurion. Pero por el momento, juguetea con la pistola dorada y otros divertidos gadgets.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.