Muchos nos alegramos al conocer la noticia de que Emily Blunt tenía todas las papeletas para ser la Viuda Negra en Iron Man 2, y lamentamos de la misma forma conocer que su fichaje se había complicado. La británica tenía un compromiso previo con los Viajes de Gulliver que la impide participar, por motivos contractuales y de agenda, en la secuela del superhéroe Marvel. Como ya han explicado sus agentes, Blunt quiere estar en Iron Man 2 -obviamente, es una oportunidad mediática única- y se está negociando con la producción de Gulliver. Pero esta se encuentra muy avanzada mientras que de Iron Man 2 aún no hay ni guión. De modo que mientras Blunt sigue lidiando con la burocracia y el consiguiente papeleo, empiezan a surgir nuevos nombres que ocuparían su lugar. El primero de ellos es el de Scarlett Johansson. Viene fuerte Marvel intentando la contratación de la joven actriz, una auténtica diosa en Hollywood, que responde perfectamente a su política de fichar estrellas, siendo además un auténtico icono erótico actual que crea seguidores allá por donde pasa. Sin embargo sorprendería esta elección ya que si Blunt era físicamente una auténtica personificación real del personaje, Johansson no se asemeja demasiado a la poderosa espía rusa de los cómics. El tiempo dirá.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.