Al menos eso se deduce de las últimas declaraciones del actor, que directamente ha afirmado que no participará en la película. Hace semanas se daba por hecho que Rourke interpretaría a uno de los villanos, uniéndose en la tarea de acabar con Iron Man a Sam Rockwell, cuyo fichaje sí está confirmado. Pero al parecer el sueldo que ofrecía Marvel al presumiblemente próximo ganador del Oscar era de solo 250.000$ (quien los pillara) por lo que ha preferido sumarse a The Expendables y aliviar así un poco su superpoblada agenda. No es el primer problema con el reparto que tiene la secuela, que ya se deshizo de Terrence Howard de una forma un poco peculiar para sustituirlo por Don Cheadle y está a punto de perder a Emily Blunt, escogida para el papel de Viuda Negra.

Written by PGP
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.