La vimos prácticamente por primera vez al lado de un genio, conmoviendo con su interpretación en la dolorosa Mystic River. Luego la encontramos en medio del apocalipsis, intentando escapar de ese final helado en El Día de Mañana. Después sedujo con su voz al Fantasma de la Ópera y volvió a meterse en una nueva catástrofe con Poseidón. Por aquel entonces era una chica de 17 años que hacía de su candidez su mejor arma. Ahora con 22, Emmy Rossum ha cambiado pero conserva ese encanto que la llevó a ser marcada como una de las mayores esperanzas de futuro en Hollywood. Este año presenta Dragonball Evolution, pero antes ha hecho una parada en la revista Details, en la que ha posado exhuberante para este set fotográfico.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.