Dicen que quien puede permitirse el lujo de reírse de sí mismo, desmuestra al hacerlo una gran inteligencia. Sin duda y de acuerdo a esa regla, George Clooney es un hombre realmente sabio, teniendo en cuenta su autoparodia de galán pendenciero de esta serie de grotescos y divertidísimos anuncios de la marca Martini. Si en el anterior “capítulo” aparecía acompañado de la actriz chilena Leonor Varela, esta vez le planta cara la hawaiana Shannyn Sossamon, tan impresionante como el propio sentido del humor de Clooney.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.