Los robots tienen tirón sí, pero a día de hoy ella es el mayor gancho del que dispone Transformers 2. Megan Fox, sí, la deseada, la perseguida, la que llena con su cuerpo portadas en todo el mundo, la que aparece en fiesta sí y fiesta también. La que, a pesar de tener un personaje secundario -y del todo anodino, añado-, ha tenido dedicadas más promos que cualquier otro de la película. Si los robots son el metal, ella es la carne. Si ellos son la guerra, ella es la sensualidad. El convincente reclamo que completa el círculo comercial, diseñado a la medida, sin ningún detalle pasado por alto, que nos colocará, mansos como corderos, delante de la gran pantalla este verano.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.