Kate Bosworth, esa chica que liga apuntando que tiene un ojo de cada color, y Alexander Skarsgard, el ascendente villano de la serie True Blood, son las dos nuevas caras del tal vez innecesario remake de Perros de Paja, obra maestra del no menos mítico Sam Peckimpah que dirige Rod Lurie. En el filme, cuyo guión ha sufrido ciertos cambios, James Marsden (que ya fue pareja ficticia de Bosworth en Superman Returns) da vida a un afamado escritor de Hollywood que vuelve al hogar de su esposa en el sur más profundo de los Estados Unidos. Un lugar que la chica dejó en su juventud para triunfar como actriz en Los Ángeles. Allí, en busca de la tranquilidad necesaria para terminar su guión, el escritor encontrará tendrá ciertos roces con el antiguo novio de instituto de su esposa, un héroe local, y sus compinches, que pretende (pretenden) reconquistar a la mujer. Esto, que suena como la premisa de una película romántica, en realidad termina como el rosario de la aurora cuando las tensiones entre el escritor y los lugareños vayan a más. Y ahora, antes de escribir algún comentario, juntad vuestras manos y rezad. O mejor, revisionad cómo se las gastaba el bueno de Hoffman.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.