KTARSIS
Revista Online del Entretenimiento Audiovisual


Televisión

21 noviembre, 2017

Sobre SONS OF ANARCHY, Primera Temporada

Sons of Anarchy, también conocido como Sam Crow (Sons of Anarchy Motorcycle Club Redwood Original), es aparentemente un negocio honrado de reparación de vehículos afincado en la apacible localidad californiana de Charming. En realidad, Sam Crow es una organización de moteros dedicada al tráfico de armas y a todo tipo de negocios criminales que opera en varias ciudades de la costa oeste norteamericana, y que controla totalmente su pequeño pueblo. Jackson Teller, vicepresidente del club, es un joven que siempre ha vivido dentro de la organización, ya que su padre fallecido fue uno de sus fundadores y el nuevo marido de su madre es el Presidente de la misma. Aunque Jax haría cualquier cosa por el club, el nacimiento de su propio hijo y el hallazgo de un crítico diario escrito por su padre biológico, le lleva a cuestionarse sobre las actuales actividades de Sam Crow. 

Desde el año pasado FX se encontraba con un nicho de proporciones abismales en su parrilla. La conclusión de The Shield dejaba a la cadena sin una de sus series estrella y ni tan siquiera la tramposa (pero adictiva) Damages era capaz de hacer olvidar a Vic Mackey y los suyos. Tampoco era esa la misión del show que preside Glenn Close, nacido antes de la conclusión de su compañera, en esencia todo lo contrario en forma y fondo a las desventuras de los policías angelinos. FX necesitaba de otro título que fuera capaz de seducir al público que había dejado huérfano la partida de Al Margen de la Ley y con esa intención nación Sons of Anarchy. Con la misión de cubrir el lugar dejado por una de las mejores series policíacas de la historia (con el permiso de la magistral The Wire), las expectativas con las que se recibía a Sons of Anarchy estaban por las nubes, a la altura de la obra maestra a la que se supone venía a sustituir.

En esencia Sons of Anarchy guarda con The Shield varios puntos en común. Ambas tienen como protagonistas a personajes que por circunstacias ajenas o decisiones propias, se han pasado al otro lado de la ley. Estos deben además conjuntar su día a día público con este tipo de actividades criminales manteniendo de cara a la galería una fachada más o menos impecable mientras que con la otra mano ejecutan, extorsionan y pactan con el mejor postor. Ambas, también, muestran un estilo oscuro, orgánico y feísta en su realización, siendo eso sí The Shield más frenética y visceral. Sons of Anarchy ofrece si cabe aún más posibilidades al encontrarse en territorio inexplorado para la televisión. Es difícil recordar una serie con moteros de protagonistas, a pesar de ser esta una de las figuras icónicas del siglo XX norteamericano. Sin embargo, estos Hijos de la Anarquía no son exactamente esos caballeros andantes nómadas, que con el viento a la espalda y el horizonte reflejando en las gafas cabalgaban por las carreteras estadounidenses como símbolos andantes de la libertad.

En Sons of Anarchy esos motoristas son conscientes de ser un anacronismo vivo en un mundo moderno en el que ya no tienen cabida. Estos se han instalado cómodamente en la típica ciudad ideal californiana y desde allí hacen lo posible por mantener el control sobre la urbe, hacer negocios lo menos arriesgados y lo más lucrativos posibles y en definitiva no ser devorados por la historia. La familia es su nueva bandera y su defensa la mayor meta, guardando este inevitable punto en común con cualquier show de la parrilla USA, desde Los Simpsons a Los Soprano. El club es la gran familia que acoge a otras, estas sí unidas por lazos de sangre, a las que protege y amenaza en la misma medida. Mientras los hombres se lanzan a esa encarnizada batalla por la supervivencia familiar con nudillos, cadenas, motores y armas de fuego, las mujeres son las que libran una batalla más cerebral y si cabe, más despiadada. Son sus personajes los que van ganando en atractivo gracias a unos conflictos y personalidades más interesantes que las de sus compañeros.

Por eso no es de extrañar que pese a un completísimo reparto masculino, encabezado por Charlie Hunman y Ron Perlman, sean las veteranas Katey Sagal y Alley Walker las que sobresalgan con sus presuntuosas, carismáticas, crueles y magnéticas malas zorras. En comparación, las chicas ganan la partida a sus compañeros, enclaustrados en personajes con cierto interés, pero mucho más sosos y convencionales. Hunman, gran protagonista del show, utiliza a su Jax como carta de presentación para todo papel de malote que salga en un futuro próximo. Su Jackson Teller vendría a ser la representación del motorista ideal. El chico atractivo y con gran corazón, que desde su nacimiento se ha visto marcado por unas siglas a las que defiende por cualquier medio, pese a esas palabras que le susurra el pasado y que le hacen dudar sobre si esa es la vida que merece o sólo la que otros le han decidido dar.   

En definitiva Sons of Anarchy es una serie interesante con una notable producción, pero que pese a crecer en cada capítulo no llega a las ingentes dosis de genialidad que derrochaba cada episodio de The Shield.






4 Comentarios


  1. Marco

    En varios paises de Latinoamerica esta serie fue promocionada en FX desde mayo, asegurando su transmision en julio, no pasó de ser eso, solamente la promoción, estamos en septiembre y aun esperando poder verla, mientras tanto la segunda temporada ya está en youtu…!


  2. Nach

    En españa se ha estrenado?


  3. Danittax

    la serie es buenisima yo acabo de terminar de ver la primera temporada se puede bajar por ares y esta subtitulada



Deja un comentario