KTARSIS
Revista Online del Entretenimiento Audiovisual


Críticas

14 diciembre, 2017

Crítica: THE GIRLFRIEND EXPERIENCE, de Steven Soderbergh

THE GIRLFRIEND EXPERIENCE (Estados Unidos 2.009, 77 Minutos, Drama. Con Sasha Grey, Chris Santos, Glenn Kenney, Peter Zizzo. Escrita por Brian Koppelman, David Levien. Dirigida por Steven Soderbergh.)

Sinopsis: Chelsea es una acompañante de lujo solicitada por los hombres más ricos de Nueva York. Pese a que el sexo forma parte de su profesión, la mayoría de ellos tan sólo busca compartir con ella sus miedos frente la crisis que afecta a sus negocios. Esto lleva a Chelsea a replantearse ciertas aspectos sobre su propia actividad profesional y a preparar la publicación de un libro sobre sus experiencias. 

Crítica: Cual Houdini, Soderbergh se plantó un buen día, dio un puñetazo en la mesa, dijo aquello de “hasta aquí hemos llegado” y frente a los ojos de muchos, desapareció. Cual prestidigitador de masas, Soderbergh se ha escapado a un plano mágico de la realidad, libre de las convenciones del cine comercial y ha empezado a hacer lo que le sale del alma. Desde entonces ha anunciado varias producciones de bajo presupuesto, rodeado de gente poco convencional y con metas de lo más humildes. Entre ellas estaría The Girlfriend Experience, en la que no le tembló el pulso para anunciar que Sasha Grey, toda una celebridad del porno, sería su protagonista. De lo anticipado por muchos en aquel momento, ese tórrido erotic thriller con la Grey haciendo lo que mejor sabe, nada de nada. Soderbergh y Grey se sientan y charlan sobre sentimientos, miedos y ambiciones durante poco más de una hora y cuarto. El cineasta no habla de sexo, sino de unos individuos desamparados en busca de un momento de compresión íntima, sea o no auténtica. De libertad bajo las sábanas blancas en las que las confesiones se quedan atrapadas entre el sudor del último polvo. De esa experiencia en la que una extraña se convierte en la novia ideal. Con esta pesada carga en sus espaldas, la confesora deja el tedio ocasional de su rutina y se obsesiona por los terrores comerciales de sus clientes. Chelsea / Grey, se ve poco a poco sobrepasada por las circunstancias de su hasta ahora próspero negocio, y que en esos tiempos del nacimiento de la crisis, empieza a percibir como un sector en caída libre en el que ya no se ve tan sexy, guapa, sofisticada, culta e inteligente, sino tan vulnerable como sus propios clientes. Chelsea tiene entonces que sobrevivir a la crisis comercial, a la competencia más joven, más alta y más guapa, a los cabrones de turno y a sus propios sentimientos, esos que en su trabajo debe ocultar por rigor profesional. Lentamente la vida de Chelsea se va al carajo y la confesora siente la necesidad de confesarse. La planificación de Soderbergh es tan chocante, elegante y magnética como siempre, y pese a que esa narración deconstruída en ocasiones confunde, sí que es usada con precisión para narrar al espectador en cada momento lo que necesita saber y, por qué no, sentir. Grey, presumible objetivo un escrutinio atroz por parte de la crítica, cumple con su personaje aportándole naturalidad, y sin ser el suyo un trabajo sobresaliente, sí que encaja a la perfección con el tono hiperrealista del filme. Una obra sencilla pero eficaz, carente de pretensiones pero elegante y meramente sentimental. Soberbergh se ha salido de la recta vía y eso a veces, simplemente por haberlo intentado, merece la pena.

Estreno en España: 6 de Agosto de 2.010.






0 Comentarios


¡Sé el primero en comentar!


Deja un comentario