KTARSIS
Revista Online del Entretenimiento Audiovisual


Televisión

21 noviembre, 2017

Sobre el final de TRUE BLOOD (SANGRE FRESCA), Segunda Temporada

Más artículos de »
Escrito por: Pablo Gutiérrez
Etiquetas: ,

Sookie y Bill intentan volver a la normalidad y afianzar su amor en la siempre peculiar Bom Temps a pesar de las intromisiones el pérfido Eric. Jason parece haber visto la luz y se une a una secta religiosa que pretende exterminar a los vampiros. Sam sigue buscando pistas sobre su pasado al tiempo que intenta sacar adelante su negocio con la contratación de una nueva y patosa camarera. Lafayette pagará por sus pecados contra la raza vampira. Tara podría haber encontrado la felicidad bajo la protección de Maryann, una carismática y misteriosa mujer cuyos secretos afectarán a todo el pueblo.

He aquí la serie más esquizofrénica de la televisión, afectada de doble personalidad, múltiple identidad y mucha jeta. True Blood hace trampas, sin molestarse en sacarse ases de la manga con disimulo. Sencillamente se pavonea mientras muestra las cartas de su bolsillo ante la mirada embelesada de todos. True Blood es esa serie que se permite un ritmo frenético, escenas chocantes, giros imposibles y los remezcla con la parte más irreverente de A Dos Metros Bajo Tierra, la lujuria desenfrenada de Nip / Tuck y la más casposa de Embrujadas. True Blood es superficial pero adictiva, imprevisible y frenética. True Blood es, en esencia, televisión, de esa que lo mismo habla de amor y familia, que de sexo y canibalismo. Todo de una escena a otra, de un minuto a otro.

Su entrada en la parrilla fue escandalosa y fulgurante, alcanzando la designación “de culto” casi desde su inicio. Con esa descacharrante primera temporada como presentación, había muchas dudas sobre esta segunda campaña. ¿Estaría a la altura? En términos True Blood, sí. Esta segunda temporada es una hipérbole de la primera, ya de por sí excesiva. Sookie / Paquin sigue tan odiosa / adorable como de costumbre. Mucho se ha hablado sobre el trabajo de esta ganadora del Oscar (con 14 años, recordemos) en esta serie. Muchos nos llevamos las manos a la cabeza al verla entre las elegidas para los premios del año. ¿Cuál es el mérito de su actuación? Que Paquin le ha captado el tono a la serie y a su Sookie a la perfección, logrando despertar en su público sentimientos simultáneos tan extremos y contrarios como amor y odio. Uno no sabe si quiere que a Sookie le deje un rato la vida tranquila o que la sigan pasando putadas.

Por supuesto, en la segunda temporada hay más líos para Sookie, que tiene que lidiar ahora con la protegida de Bill –que tiene su propia y estrafalaria subtrama de amor / sexo / hormonas adolescentes- y las extrañas costumbres de los vampiros sólo para poder seguir al lado de su amado. De este veremos su lado más oscuro, echando por fin abajo esa imagen de vampiro buenazo. Sam, que pese a sus secretos es el tipo más normal (y tal vez aburrido) de la serie, aporta su granito de arena con una historia que por menos chocante, no llamará tanto la atención como la de sus compañeros de reparto. Tara, por ejemplo, sigue siendo por méritos propios el personaje protagonista más desagradable de la televisión. Si con Sookie hay dudas con Tara no. El merecido sufrimiento de esta pesada es uno de los motores más importantes del show. Y caso aparte es el de Jason. Sin Lost tiene a Locke True Blood le tiene a él. Jason es estúpido, divertido, salidorro, sureño más allá del tópico y ante todo imprevisible. El catalizador perfecto para todo tipo de situaciones por surrealistas que estas sean que, en el caso de Sangre Fresca, son muchas por capítulo.

En el apartado de villanos sigue sobresaliendo Alexander Skarsgard con un Eric cada vez más cabronazo (al que se le adivina su corazoncito esta campaña), ahora compartiendo el podio de maldades con la majestuosa Michelle Forbes, villana de la tele por antonomasia desde Galactica a En Terapia. Este será el personaje sobre el que gire esta segunda temporada, regalándonos incluso un par de variopintos episodios al más puro estilo survival horror confederado. Mención adicional para la aparición de una sensual Evan Rachel Wood, en uno de esos papeles que parece estar hecho a la medida y en el que esperamos repita pronto.

En conclusión. Más sangre, más tetas, más vampiros, más cabrones y más tontería. Una segunda temporada que no defrauda precisamente porque eso es justo lo que pedimos. Siempre más Sangre Fresca.






9 Comentarios


  1. Estoy de acuerdo en parte.

    Sookie sí que es odiosa / amorosa. Pero también hay que resaltar que hasta el propio Bill se ha convertido en un personaje levemente odiado. O más bien plano… no se, hay veces que creo que se le está pegando la subnormalidad de la sureña.

    En cuanto a Tara, a mí nunca me ha parecido odiosa. Más bien una pobre desgraciada, pero realmente no es un personaje que me desagrade en absoluto.

    Con lo que más me quedo es con todo lo que está generando Eric. Me parece el mejor personaje de esta segunda temporada, el que se come la trama y que realmente no sabes por dónde va a salir. Hace lo que le place y con mucho saber hacer… me gusta. Eso sí, consideraría odioso que realmente acabara enamorado de Sookie, porque es odiosa! jajaja.

    Pero bueno, seguiremos con esta serie cuando vuelva la tercera temporada. Es facilona, agradable de ver pero sin provocar un enganche enfermizo (tipo Lost)

    Un saludo!


    • Bill es un pestiño, pero al menos han mostrado que no era tan buenazo como pensábamos. Eric le gana como personaje por mucho. Es un tocahuevos genial y espero que no deje de serlo. Yo personalmente con Jason me parto. Es un personaje tan inverosímil y pasado de vueltas que me encanta.

      A mí personalmente Tara me cansa muchísimo con tanto caprichito, queja y autocompadecimiento.

      La verdad es que para descansar un poco la cabeza es una serie que viene muy bien.

      Saludos!!!


  2. A mi al principio me encantaba Tara, porque era la que siempre ponía un poco de cordura (a su manera, claro), pero ahora la verdad que está un poco pesada con Eggs y Maryann.

    Para mi el mejor es Eric, que tuvo su momentazo cuando se hizo pasar por humano en la secta religiosa. Toda la trama de Godric, en general me gustó.

    Definitivamente esta serie no deja a nadie indiferente. Yo ya estoy deseando saber cómo van a desfasar en la 3ª temporada.


  3. pinpan

    Hola!!!
    Para mi merecen la pena los 4 primeros capitulos de la primera temporada, pero como bien decis es para no pensar. El final de la segunda temporada me ha defraudado mucho….la trama de MaryAnn no me ha gustado nada y yo la eliminaría de la serie…prefiero Godric. Yo creo que deberían explotar más la “vida vampiro” y su choque con la vida humana….. a ver que depara la tercera temporada…
    Mis personajes favoritos sin duda Jason y Lafayyete
    Gracias por el blog


  4. arte

    Algo que tiene muy bueno esta serie, es que a pesar de ser basada en los libros tiene muchas diferencias, mucha trama (buena) que no esta en el libro, personajes, historias y demas. No es una adaptacion literal y pese a todo lo que podia pensar de esas, me encanto


  5. Korvet

    El mejor Personaje de la serie es Eric sin duda y las dos nuevas Vampiras de la segunda temporada la que combierte y la Reina de los vampiros deberian de dar mas protagonismo a los vampiros que son mucho mas interesantes que Sookie y el penos y parece sacado de otra serie Jason menos moñerias y mas dureza


  6. carol

    Despues de leerme el 4º libro no creo que soporte mucho mas… hasta ahora me habian gustado bastante y la 1ª temporada a sido bastante acertada…. ya veremos como va la cosa con la 2ª.


  7. pamela

    donde conseguistes el cuarto libro y como se llama me podrian decir no sabia nada de eso



Deja un comentario