KTARSIS
Revista Online del Entretenimiento Audiovisual


Críticas

24 septiembre, 2017

Crítica: AGORA, de Alejandro Amenábar

AGORA (España 2.009, 126 Minutos, Drama)
Dirección:
Alejandro Amenábar.
Guión: Alejandro Amenábar, Mateo Gil.
Reparto: Rachel Weisz, Max Minghella, Oscar Isaac, Ashraf Barhom, Michael Lonsdale, Rupert Evans, Homayoun Ershadi.
Fotografía: Xavi Giménez.
Música: Dario Marianelli.

Valoración: 6/10

Sinopsis: El Imperio Romano ha adoptado el cristianismo y sus seguidores llegan a Alejandría para extender su fe a cualquier precio. Pronto surgen los enfrentamientos entre radicales cristianos y miembros de otros cultos locales y la revuelta es cada vez mayor, amenazando incluso la legendaria biblioteca de la ciudad. Entre sus muros, rodeada de miles de años de conocimiento y de sus alumnos, la sabia Hipatia, ajena a las revueltas, intenta desentrañar los misterios del universo. A su lado está Davo, un esclavo perdidamente enamorado de su ama, que empieza a acercarse a la nueva e imparable religión.

Crítica: Dicen que Alejandro Amenábar es un genio. De serlo -no lo vamos a negar, sólo a cuestionar- su genialidad no se basa en el pluscuamperfecto ejercicio de su profesión -en la que se maneja de forma notable, por otra parte- sino en el simple equilibrio. Alquimista concienzudo, Amenábar ha descubierto el secreto de la virtud, mezclando con prudencia y exactitud mensaje y comercio. El cine de Amenábar es arte y es industria. Es pincel y engranaje. El cine de autor basado en pasiones propias se mezcla en su carrera con excelentes resultados de taquilla algo, dicho sea de paso, para nada contraproducente cuando se cuida lo primero y, tal vez, se antepone a lo segundo. Si lo que se busca es hacer la mejor película posible y no la más rentable, el taquillazo llega solo (sí, así de ingenuos somos). Tras transformar dramas íntimos en blockbusters y thrillers siniestros en obras de cierta profundidad, Amenábar abraza el drama histórico con Ágora. Respaldado por un -merecido- enorme presupuesto y un reparto estelar, el director ha llenado salas en nuestro país sólo con su nombre, efecto inalcanzable para cualquier hijo de vecina en esta patria, ya tenga estatuilla de Oscar, cargo rimbombante, neuras ochenteras, subvención astronómica o enchufe de alto voltaje. Con Ágora, Amenábar nos trae Hollywood a Chamartín, Nervión y Palencia, convenciendo al respetable de que, en este aspecto, es el cineasta más destacado de nuestro país. Durante casi una hora Ágora es un espectáculo épico, pleno en pasión, crisis y drama, cautivador y apabullante, directo, duro y de gran belleza plástica. El resto, es un gran error. No por fallos formales, filosóficos o interpretativos. Sino sencillamente porque aburre. Este es un pecado imperdonable para un director de las pretensiones de Amenábar, que ha caído tal vez en un exceso de pasión por la temática de su filme sin percatarse de que, en una gran mayoría, eso al público se la trae al pairo, sobre todo después de un comienzo tan vibrante. Dicho de otro modo, que uno se enamore de una mujer (o de un hombre en edad legal, escojan), no significa que esa persona despierte esa misma pasión en el vecino. Teorías astronómicas, matemáticas orales y clases magistrales de filosofía se transforman en un hara-kiri argumental en el que ni tan siquiera embriagado por la sublime elegancia y frescura de Rachel Weisz, el respetable deja de pensar en un corte limpio y profundo de las venas propias. Eso sí, Amenábar mantiene constante un gran nivel en la realización, aprovechando al máximo sus muchos medios y alternando en la narración constantes planos de nuestro orbe, tal vez intentando demostrar lo poco que le importa al universo los absurdos problemas de los bichos que habitamos este planeta azul. Mientras, Amenábar también habla del miedo que le tenemos los hombres a cualquier mujer independiente, con dos dedos de frente y un par de huevos. Habla de fanatismo, persistente rival del progreso científico y de cualquier otro tipo de avance que suponga poner un paso fuera de las cavernas y que hoy, siglos después, parece no haber perecido ni siquiera ante la evidencia. Pero de eso, que cada cual saque sus propias conclusiones. Y si no tiene ni ganas ni imaginación suficiente, que se adoctrine con el periódico / programa televisivo / tertulia radiofónica patrocinada por su facción favorita.






9 Comentarios


  1. Pues a mi no me aburrió… supongo que porque la temática me gusta. Pero quien quiera algo mas “ligero y movidito” tiene “Transformers 2″ … :)
    Para gustos, colores…


  2. Pedro Luis Pérez

    Ni que en el cine español hubiese tantas películas de este tipo. Casi siempre van de tíos corriendo en calzoncillos y cosas así. Nos pasamos todo el año bebiendo vino peleón y ahora nos ponemos a dar lecciones sobre clases de champán. Así es el crítico de cine nacional.


  3. lobo

    Menudo aburrimiento de pelicula


  4. loles

    De aburrida nada, es un peliculón de principio a fin muy interesante. A mí se me hizo hasta corta. De hecho la he visto ya dos veces y no descarto volverla a ver. Creo que es una muy buena película, bien hecha y rigurosa. Si hay algunos detalles, digamos no rigurosos como la edad en que murió Hipatia, ¿pero qué importa eso? si ni siquiera los historiadores se ponen de acuerdo en su edad porque no sabemos exactamente cuando nació. Tampoco sabemos con certeza su obra porque fue destruida, pero por eso mismo no nos tendría que extrañar que estuviera trabajando el movimiento de elipse puesto que ya antes que ella algún autor ya lo había hecho. Pero en la trama en general es bastante seria así como los personajes que son verídicos (exceptuando a Davo). La ambientación y vestuarios son buenísimos (por favor, fijaros en la escena en que ella da clases, las paredes, las columnas, es una gozada), así como detalles históricos, escenas donde podemos ver como eran los retretes de la época, los peinados de los niños, los vestidos, como aplaudían con esa especie de sonajeros que utilizan en el teatro, o el instrumento musical que toca Orestes para declarar su amor a Hipatia… en fin, son muchos detalles por los que me parece una película muy bien hecha y documentada. Por otro lado hay unos detalles con los que Amenábar nos deleita en su manejo magistral de la cámara. Por ejemplo cuando nos enseña en medio de una contienda un simple hormiguero y una escenas después aleja su cámara hasta el cielo para hacer un paralelismo con la gente vista desde la altura moviéndose como autenticas hormigas…. O, la escena en que entran los cristianos a la Biblioteca y la destruyen, el efecto de la cámara coloca todo boca abajo, para mí simboliza el mundo puesto patas arriba…
    Yo he disfrutado mucho viéndola y la recomiendo. Ojalá se hiciera más cine con esta calidad en este país. Gracias Amenábar por tu trabajo y buen hacer, también por tu valentía, porque esta película es muy valiente.
    En cuanto a las críticas que estoy viendo que dicen que es una crítica al catolicismo o cristianismo en general, creo que la gente que dice esto no ha visto la película o por lo menos no la ha visto con objetividad. Digo esto porque en la película no queda bien parada ninguna religión, porque los judíos también tienen su lado oscuro. Ni siquiera los paganos se salvan ya que aparecen como los primeros en utilizar la violencia generando una verdadera carnicería. Lo que pasa es que algunos les escuece la verdad, pero sabemos que históricamente es así como sucedió y en aquella época era muy habitual las refriegas en las calles de Alejandría. Precisamente ese es el argumento de la película el fundamentalismo religioso (de cualquier religión) en oposición a la ciencia y el saber. Creo que es un canto muy bonito a la tolerancia y el respeto hacia el que piensa o siente diferente, respeto a las mujeres, respeto a la ciencia…. RESPETO.
    Al público sólo nos queda apoyar más al cine español, y no estar tan acomplejados con el cine americano donde también se hacen muchos bodrios y sin embargo son exitazos de taquilla por que se saben vender muy bien.
    Un saludo.


  5. Coincido con el autor de la crítica. Una película aburrida. Eso sí, creo que aburre a ratos, y otros simplemente interesa. Los primeros 15 minutos aburren, luego remonta el vuelo, a continuación aburre de nuevo… tiene demasiados bajones de ritmo.

    Otro aspecto es que a Amenábar le falta pasión al contar su película. Si Mar adentro era demasiado sentimental, Ágora es excesivamente fría, matemática, cerebral. No transmite fuera de la pantalla la pasión que Amenábar intenta imprimir a su personaje, tanto que a un servidor al final le daba lo mismo su trágico destino.

    Y a pesar de que cuenta muy bien todo lo que en la crítica se dice (el fanatismo, el miedo a la independencia femenina, etc.) no es capaz de ligar de manera uniforme sus tres vertientes: historia, religión y la pasión de Hipatia. Tres vías que por separado son interesantes, pero que juntas no ha sabido Amenábar presentar tan bien como debiera. Del rigor histórico con el que quiere hacer deslumbrar a la película pasa a los enfrentamientos religiosos y luego a los descubrimientos de la protagonista, pero las transiciones entre unos y otros temas son demasiado llamativas, como si parte del material imprescindible para unir unas secuencias con otras de manera uniforme se quedaran en la sala de montaje o incluso jamás existieran en el guión. Intenta solventarlo con planos generales y la fantástica banda sonora a toda mecha, pero los cortes se notan por evidentes. Y por último, a todo ayuda una Rachel Weisz demasiado fría. Una gran actriz, pero que aquí no me ha transmitido absolutamente nada.

    Se me hizo corta, pero eso no quiere decir que no aburriera. Técnicamente es perfecta, pero su contenido no ha sido tan bien pulido como todo el apartado técnico y artístico. Muy buena crítica y un gran blog. Felicidades.


  6. Carol

    Es una exageración.


  7. pilar

    He ido a verla con mucchas dudas por las críticas y si me ha gustado. Desde luego ojala y que descanso seria que la pelicula española mas vista sea Agora y no Torrente que es para desacerebrados. Se le pueden poner pegas, como no , Hipatia es un poco plana, pero la historia de la intransigencia de las religiones ,y mas con respecto a la mujer, en este caso el cristianismo que efectivamente ha sido tela marinera, las secuencias de los humanos gritando como moscas mientras el universo gira, las secuencias de accion, los actores… En fin que si me ha gustado bastante.


  8. Alba

    Me encantó la película, quiero darle la enhorabuena a Alejandro Amenabar, me impresionó la sensibilidad y profundidad. La mezcla de la barbarie con la sensibilidad y el deseo de superación en el mundo, de la intolerancia y cerrazón con los intentos por abrir fronteras…Me recuerda el presente,con escenarios diferentes pero muy similares… un canto a la evolución, la ética y la convivencia en la diversidad. Una metáfora real que nos de un toque de atención en el presente.
    Disfruté desde el primer momento y me quedé impresionada al terminar… me hizo reflexionar sobre mis actitudes intolerantes, sobre abrir mi mente cada día, dolor y esperanza, autocrítica y acción. Muchísimas gracias por haber hecho esta película..un canto a la sensibilidad y una llamada de atención a todos los corazones. Me gustó muchísimo.



Deja un comentario