KTARSIS
Revista Online del Entretenimiento Audiovisual


Críticas

12 diciembre, 2017

Crítica: PANDORUM, de Christian Alvart

PANDORUM (Estados Unidos – Alemania 2.009, 108 Minutos, Ciencia Ficción – Thriller – Terror)
Dirección:
Christian Alvart.
Guión: Travis Milloy; sobre un argumento de Travis Milloy y Christian Alvart.
Reparto: Dennis Quaid, Ben Foster, Cam Gigandet, Cung Le, Antje Traue, Eddie Rouse, Norman Reedus, Friederike Kempter, Niels-Bruno Schmidt.
Fotografía: Wedigo Von Schultzendorff.
Música: Michl Britsch.

Valoración: 6/10

Sinopsis: Dos hombres despiertan tras una larga criogenización abordo de una nave espacial. Ignoran su misión, el lugar en el que se encuentran y el porqué del estado de la nave. Todo parece haber sido abandonado tiempo atrás y ellos son incapaces de recordar nada. Guiado por su compañero, el cabo Bower intenta restablecer contacto con el alto mando de la nave, mientras desentraña los misterios de su misión y hace frente a unas extrañas y mortíferas criaturas que parecen haberse apropiado del lugar mientras dormía.

Crítica: De no existir Alien, Horizonte, Final, Odisea en el Espacio o The Descent, Pandorum sería mejor película. Pero para desgracia de Alvart, Anderson y el resto de responsables de la cinta, estas existen. Es más, han sido claves a la hora de inspirar esta cinta. Pandorum podría ser descrita como una mezcla entre Horizonte Final y The Descent, sin el impacto de la primera ni la descarnada ferocidad de la segunda. Aunque podría parecerlo, el resultado no es catastrófico, sino un cumplidor híbrido entre géneros, que une con esfuerzo una ambientación claustrofóbica propia de la ciencia ficción espacial, una premisa de thriller y un desarrollo típico del cine de terror. Individuos desubicados y perdidos, que caminan hacia lo desconocido compartiendo con el espectador esa ignorancia, mientras son hostigados por un terror carnívoro al que combaten en equipo, sí, pero en clara desventaja, a la vez que avanzan por varios niveles hasta alcanzar el objetivo que buscan, que puede ser generador nuclear averiado, palanca de autodestrucción o módulo de salvamento, elijan. Pandorum es el resultado de esta premisa, desgastada ya del uso y el abuso. Un filme con un final mágico (o eso intenta), precedido por una trama tópica, una narración atropellada y algún histrionismo en su reparto, que encabeza con soltura el a veces infravalorado, otras sobrevalorado Ben Foster, uno de esos actores que sigue buscando su lugar a pesar de los envenenados consejos de quienes, a veces, le elijen los papeles. Un conjunto que no destaca ni maravilla, pero que proporciona entretenimiento sin pretensiones mesiánicas, y en el que el poderoso escote de Antje Traue, émula de una Lara Croft hiperviolenta y sustituta germánica, neumática y malencarada de la Jovovich en el filme, se convierte en un protagonista más, con sus propios planos y que, a falta de diálogos, logra hablar por sí mismo. A pesar de sus notables taras y su falta de osadía, Pandorum funciona como diversión ligera, aunque eso sí, sólo con la colaboración del espectador. Para disfrutarla este debe hacerlo por la noche, apagar las luces, cerrar las persianas, aislarse y dejarse llevar sin hacer demasiadas preguntas.






Un Comentario


  1. quimiporras

    Bueno, pablo gutierrez parece que debes dedicarte a criticar novelas o culquier otro genero que no sea la ciencia ficción. Excelente pelicula y buen preambulo después de “distrito 9″ y “Moom” para la película más esperada para los fanaticos scifi como yo “Avatar”



Deja un comentario