No recriminamos con ese título la reconversión, metamorfosis y simple decadencia que lucía el arqueólogo en su cuarta entrega, sino a este homenaje que la exhuberante Kelly Brook, modelo y actriz ocasional (lo saben bien los jugones de la saga Need for Speed) rinde a mítico héroe. Brook, sensualidad hecha carne, y a la que acostumbramos a ver en bikini o lencería, posa también a emulando las escenas más famosas de Desayuno con Diamantes o Sonrisas y Lágrimas. Cómo ha cambiado el cuento, amigos.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.