KTARSIS
Revista Online del Entretenimiento Audiovisual


Críticas

12 diciembre, 2017

Crítica: TENIENTE CORRUPTO (BAD LIEUTENANT: PORT OF CALL NEW ORLEANS), de Werner Herzog

BAD LIEUTENANT: PORT OF CALL NEW ORLEANS (Estados Unidos 2.009, 110 Minutos, Policiaca)
Dirección:
Werner Herzog.
Guión: William Finkelstein; sobre el guión de Victor Argo, Paul Calderon, Abel Ferrara y Zoë Lund para la película “Bad lieutenant” (1992).
Reparto: Nicolas Cage, Eva Mendes, Val Kilmer, Jennifer Coolidge, Xzibit, Fairuza Balk, Brad Dourif, Michael Shannon, Shawn Hatosy.
Fotografía: Peter Zeitlinger.
Música: Mark Isham.

Valoración: 4/10

Sinopsis: Durante el huracán Katrina el sargento Terence McDonagh salva a un preso  de morir ahogado, lesionándose gravente la espalda. Su heroísmo le lleva a ser ascendido a teniente, pero un año después los dolores aumentan y sólo el exceso de vicodina y el consumo de todo tipo de drogas logran mantenerle en pie. En estas condiciones recibe la misión de investigar la masacre de una familia de inmigrantes africanos. Mientras intenta resolver sus problemas personales y encontrar a los asesinos con todo tipo de tretas que traspasan el límite de la ley, el teniente irá alcanzando un cada vez más siniestro estado de decadencia y corrupción.

Crítica: Aunque suene a perogrullada, sólo debería producirse un remake cuando hay oportunidad de mejorar el original. El de Teniente Corrupto, otrora notable obra de Abel Ferrara, queda vapuleado por aquella, que sin ser la octava maravilla, sí logró causar por su sordidez un profundo impacto en quienes la visionaron. Esta, la de Herzog y Cage, no pasa de ser un desvarío lisérgico con un fondo más blando y simple de lo que, mediante la confusión y el enredo, ambos intentan aparentar. Ferrara compuso una obra que por su ambientación sucia, orgánica, siniestra y visceral era impactante y paradójicamente, creíble. Esta, por contra, y a pesar de la brillante elección de su escenario principal -una decadente Nueva Orleans- muestra una inverosimilitud pasmosa, lacrada por los extraños métodos de Herzog tras la cámara y por la excesiva interpretación de casi todos los miembros del reparto. Cage, que lo encabeza -y casi lo monopoliza- es un actor incansable, que ya acaparaba trabajos incluso antes de sus cacareados problemas financieros. El gran inconveniente de contratar a Cage es que sus múltiples apariciones lo hacen más vistoso que sus propios personajes, y que su relación con ellos no es siempre lo minuciosa que debería. Cage, tendente al histrionismo y la sobreactuación, es por esos factores perfecto para algunos papeles pero, por los mismos motivos, totalmente incapaz de realizar otros. En Teniente Corrupto su labor casa perfectamente con el tono sobrecargado y sobrecargante de la película, acompañado por una bellísima pero desorientada Eva Mendes y un decadente y testimonial Val Kilmer. Con una trama poco llamativa, un reparto desmotivado, un director poco inspirado y un tono absurdo que ensombrece cualquier lectura, Teniente Corrupto desconcierta por puro artificio más que por logros reales y termina cometiendo los pecados máximos de un remake: Es innecesario, prescindible y carece de personalidad e interés.






2 Comentarios


  1. Teniente corrupto: “Sin ser ejemplar al modo en que lo es su predecesora de los noventa, la genial obra de Ferrara, este Teniente corrupto recorre parecidos caminos, pero se separa del misticismo y abriga el thriller puro, el movido por asuntos más terrenos…”.

    saludos cinefilos!


  2. porta eres lo mejor como tu rap no ay ninguno bueno t.k.m y eres muy importante para mi



Deja un comentario