KTARSIS
Revista Online del Entretenimiento Audiovisual


Televisión

22 octubre, 2017

Reseña TV: HUNG (SUPERDOTADO)

SUPERDOTADO (HUNG, HBO, Serie, Primera Temporada 10 Capítulos con Thomas Jane, Jane Adams, Anne Heche, Eddie Jemison, Charlie Saxton, Sianoa Smit-McPhee, Rebecca Creskoff y Natalie Zea. Creada por Colette Burson y Dmitri Lipkin.) 

En su juventud Ray Drecker era un estudiante sobresaliente, un atleta admirable y un triunfador con las mujeres. Ahora, en la cuarentena, Ray es un profesor de instituto mal pagado al que su mujer ha abandonado por un hombre más rico. Desesperado por su lamentable situación financiera, Ray acude a un grupo de autoayuda en el que le indicarán cómo superar su mala racha. Allí coincide con Tanya Skagle, una extravagante poetisa fracasada decidida a ayudar a Ray a encontrar una virtud que pueda explotar para salir del paso. El problema es que a estas alturas de su vida el único talento que le queda a Ray está entre sus piernas.

Ray Drecker fue uno de esos millones de ilusos que se tragó aquello de “esfuérzate y llegarás lejos”. “Trabaja duro y conseguirás lo que te propongas”. “Cree en ti mismo y obtendrás lo que desees”. Con el paso del tiempo y la llegada de la madurez el sueño se desmorona y se muestra como lo que es: una absoluta mentira. Hice todo lo que me dijisteis, pero… ¿dónde está mi mansión en la playa? ¿Mi coche deportivo? ¿Mi esposa supermodelo? ¿Mi marido atleta de élite? ¿Dónde están la fama, el dinero, el sexo, el amor? ¿Dónde está mi recompensa por tanto esfuerzo? No busques más. No existe. Los sueños, sueños son y su límite lo marca la realidad. Pero Ray Drecker, como nos confiesa desde la primera escena de Hung, es un americano auténtico, de los de la vieja usanza. Y aunque la vida le plante la realidad en las narices, Ray sigue creyendo en el sueño. Ray sigue creyendo que con lo que Dios, la Naturaleza o la Vida le han dado, puede salir adelante y triunfar. Sólo necesita un buen chulo y una clientela fiel.

Presentada por Alexander Payne, esta cínica e irónica mirada sobre el fallido sueño americano se muestra desde el principio como una historia clásica de perdedores auténticos, de esos que con la mierda al cuello aspiran bien fuerte con la esperanza de que la brisa les traiga olor a Chanel. Ray Drecker, perdedor mayor de este reino decadente, nos sume en su accidentada y patética vida de triunfador estrellado, que condenado una vez más a la mediocridad decide rebelarse contra su ex-esposa, contra la avariciosa madre que la parió, contra el nuevo marido de aquella, contra su vecino pijo, contra los recortes salariales, contra la crisis, contra el sistema y, sobre todo, contra él mismo. Ray se planta y comienza a hacer lo que le sale del mismísimo.

Hung tiene por tanto mucho que contar y lo hace sin demoras, amparando su ritmo en el maravilloso formato de sit-com de apenas media hora. Las andanzas sexuales del nuevo prostituto de la ciudad avanzan a gran ritmo, siempre trabadas por las circunstancias usuales del que lleva una doble vida -maestro de escuela de día, follador remunerado de noche- y los estrambóticos incidentes propios de su status de perdedor sin remedio. Ray, a pesar de sus taras y sus gilipolleces, cae bien, tal vez amparado por la imagen de tío majo, del montón, que ofrece Thomas Jane. Puede que Jane no sea un Laurence Olivier, pero encaja a la perfección en su personaje, haciéndolo creíble y cercano, patético cuando hace falta y atractivo cuando es necesario. En el otro lado del ring se sitúa Jane Adams, actriz superpoderosa que desata todos sus trucos con la extraña y freak Tanya Skagle, neurótica, desesperada y siempre al borde del colapso. Funcionan igualmente bien los secundarios, con una Anne Heche casi irreconocible pero muy a tono con su personaje, Rebecca Creskoff con su manipuladora, directa, malhablada e implacable Lenore y una angelical Natalie Zea, que se cuela a mitad de temporada para poner las cosas patas arriba con un personaje brutal, misterioso, atractivo y muy romántico.

Puede que Hung no sea la serie de primera línea, provocadora y llamativa que se esperaba. Puede que haya perdido parte de su gancho porque a HBO se le adelantó hace un par de años Showtime con Californication. Puede que su feísmo persistente, su caspa y su puesta en escena sean deprimentes, y su visionado no contribuya a levantar demasiado el ánimo. Pero cumple de sobra como diversión irreverente que circula sin pudores entre la tragedia, la comedia autoparódica, el romance y el porno casero.






Un Comentario


  1. Nunca me ha llamado mucho esta serie, pero puede que le de una oportunidad al piloto este verano si veo que voy bien de tiempo en cuanto a series se refiere (que lo dudo).



Deja un comentario