“Creo que habrá una precuela de algún tipo con otro director y otro actor antes de que nosotros hagamos otra, simplemente porque creo que estamos a probablemente unos cinco años de poder hacerla: necesitamos un guión“. Palabras textuales de Matt Damon aprovechando una presentación de Invictus. ¿Debemos tomarnos al pie de la letra las confesiones del actor? Tal vez no demasiado. Damon demuestra gran habilidad a la hora de presionar al estudio, considerándose a sí mismo fuera del proyecto hasta que no se contrate a un director y se apruebe un guión, tema muy problemático para la secuela por el momento. Ese fue el motivo del abandono de Paul Greengrass, gran inconveniente que por el momento no se ha resuelto, con lo que con su actitud Damon invita a los ejecutivos de Universal a ponerse las pilas. Las opciones para ellos ahora mismo pasan por ceder ante las peticiones del dúo Greengrass / Damon en cuanto al guión, buscar un director de peso para suplir a Greengrass y continuar con Damon de protagonista (se rumorea que esta es la elegida) o bien seguir el “consejo” del actor y relanzar la franquicia, una medida que en la red ya se está cuestionando y tildando de muy poco adecuada. La trilogía original fue sobresaliente y a muy pocos de sus seguidores se les pasa por la cabeza presenciar nuevas aventuras de un joven Bourne.

Postdata: Sobre esa posibilidad ya hay en la red quien hace sangre y propone el título para la posible aventura de un Jason Bourne casi teenager: The Bourne Puberty.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.