Un nuevo capítulo se ha escrito en la historia de destinos entrelazados y comparaciones inevitables protagonizada por los otrora gigantescos (aunque donde hay siempre queda) Al Pacino y Robert De Niro. Este último iba a ser la estrella del espectáculo, el eje central de esta noticia, pero su compañero será el que se quede con la gloria. Pacino entra en Son of No One para suplir a De Niro, que por vayan ustedes a saber qué motivos, ha salido de la cinta de Dito Montiel. Permanece en ella Channing Tatum, musa musculada, actor fetiche, niño mimado del director, que ahora ha encargado a su intérprete convertirse en un poli que es trasladado a una comisaría del barrio proletario donde creció, el mismo lugar donde deberá hacer frente a un secreto del pasado que amenaza con descubrirse. Ray Liotta, Terrence Howard y Katie Holmes se suman también al elenco de la película, demostrando que salvo en el caso de Tatum aún en posibilidades de alcanzar el estrellato, este reparto conoció tiempos mucho mejores.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.