DAYBREAKERS (Estados Unidos – Australia 2.010, 94 Minutos, Terror – Ciencia Ficción)
Dirección:
Michael Spierig y Peter Spierig.
Guión: Michael Spierig y Peter Spierig.
Reparto: Ethan Hawke, Willem Dafoe, Claudia Karvan, Sam Neill, Michael Dorman, Vince Colosimo, Isabel Lucas.
Fotografía: Ben Nott.
Música: Christopher Gordon.

Valoración: 6/10

Sinopsis: 2.019. Tras el estallido de una plaga, diez años atrás, la humanidad prácticamente ha desaparecido. La mayoría se ha convertido en vampiros, la nueva raza dominante del planeta, mientras que unos pocos escapan continuamente intentando no convertirse en el alimento de la nueva sociedad. Ese exterminio de los humanos ha llevado una grave crisis a la sociedad vampira: la sangre se acaba. Los vampiros están aterrorizados, ya que la carencia de sangre, los convertiría en auténticos monstruos. Desde hace tiempo el hematólogo Edward Dalton intenta encontrar un sustituto artificial para la sangre humana, no sólo para salvar a los vampiros sino también a los casi extintos humanos.

Crítica: Como ya no hay esperanza de lograr la originalidad, el truco está en aportar una perspectiva distinta al mismo tema de siempre. Daybreakers es una de las muchas películas que ha tirado del sencillo truco de darle la vuelta a la “premisa clásica” (llámese tópico, estereotipo, cliché, si uno es lo suficientemente cruel) para contar después, aunque desde otra perspectiva, casi lo mismo de siempre. En la película dominan los vampiros y los humanos forman la minoría que se esconde para no terminar siendo el plato especial del día (noche). A pesar de estar poblada por colmillos que visten la ropa de los personajes de Dark City y que viven y trabajan en las casas y oficinas de los tipos de Gattaca, la sociedad de Daybreakers no se distingue demasiado de la nuestra. Todo luce muy aséptico, sofisticado y elegante, pero  esa civilización es sólo un depredador dependiente hasta el extremo de los recursos que succiona de otros mediante su explotación y exterminio. Mientras hay bienestar nadie se queja del sistema, pero cuando surge la carestía los individuos se convierten en bestias. A pesar de esta sencilla metáfora de las constantes de nuestra historia, la película no pasa (ni lo intenta) de un entretenimiento de sobremesa, situándose lejos de coronarse como la mesiánica “salvadora del género”. Tiene escenas potentes sí, como sus interesantes créditos iniciales o la bestial secuencia de la ejecución, y otras directamente pasadas de rosca, como las de ese final que es, como no podía ser de otra forma, sobrecargado, aparatoso y gore. Daybreakers, sobreeditada por momentos hasta el extremo siguiendo sendas abiertas por títulos como Blade, tiene a Sam Neill, al siempre cumplidor Willem Dafoe y al trémulo Ethan Hawke en un trabajo de “subsistencia” (si no es mórbido denominar así al trabajo de un artista millonario), una trama sin demasiadas sorpresas y buenas dosis de acción, que proporcionan un sencillo entretenimiento que no intenta, ni de lejos, calentarnos la sangre. Sólo, como cada vez que se pasa esperanzado por la taquilla, sacarnos hasta la última gota.

Estreno en España: 26 de Febrero.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.