Vincenzo Natali es para desgracia de todos los amantes del buen cine, un cineasta sobresaliente con enormes problemas con la distribución. Por algún motivo inexplicable sus películas no suelen encontrar ni la atención, ni la promoción, ni el número de espectadores necesarios para reportar a su director el éxito que merece. Todo es complicado para Natali, y en consecuencia, también para todos aquellos que le siguen. Esperemos ver, por ejemplo, algún día Splice en nuestro país en la gran pantalla. En la película Adrien Brody y Sarah Polley se meten en la piel de dos especialistas en genética que durante una de sus investigaciones deciden cruzar la línea y experimentar con ADN humano, lo que acarreará terribles consecuencias.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.