CLASH OF THE TITANS (Estados Unidos 2.010, 106 Minutos, Aventuras. Con Sam Worthington, Liam Neeson, Ralph Fiennes, Gemma Arterton, Alexa Davalos, Jason Flemyng, Danny Huston, Mads Mikkelsen, Pete Postlethwaite. Escrita por Phil Hay, Travis Beacham y Matt Manfredi. Dirigida por Louis Leterrier.)

Sinopsis: El ser humano siempre ha seguido los designios de los dioses pero harto de postrarse ante ellos, decide alzarse en armas contra el Olimpo. Ante este acto de rebeldía, las divinidades empiezan a tramar el castigo, algo que sólo puede evitar el humilde Perseo, un pescador ávido de venganza que en realidad es hijo del mismísimo Zeus.

Crítica: Un estudio de mercado interviene actualmente en la creación de una película de forma más determinante que su director o su equipo de guionistas. Con la confianza plena de las compañías, un estudio de mercado decide qué actores están de moda para su reparto, el tono debe tener la película, la temática a tocar y en qué medida debe parecerse a los grandes taquillazos de los últimos diez años. Por este motivo, Furia de Titanes tiene mucho de aquella del 81 sí, pero también ramalazos narrativos y estéticos de títulos inevitables dentro mundo del referente cinematográfico como, por ejemplo, El Señor de los Anillos. En esta Comunidad antropocéntrica y atea de la Grecia mitológica hay magos, tipos duros, divinidades guerreras y héroes de frases lapidarias. Hay dioses hirsutos con el vestuario de Los Caballeros del Zodíaco, criaturas mastodónticas y una misión superlativa. Furia de Titanes tiene mucho de puro espectáculo de entretenimiento, para ver entre colegas y palomitas, pero poco de auténtica película, al cometer los errores recurrentes de los últimos bombazos de Hollywood. Se incluyen todos los elementos que el público supuestamente solicita, aunque sea con calzador, y se olvida en el proceso la importancia de narrar una historia con el cuidado que merece, o de impulsar un desarrollo adecuado de los personajes. Todo aparece en el filme el tiempo necesario para ser incluido en la promoción, convirtiendo a actores de peso en mero gancho publicitario sin peso alguno en la trama. Como contrapeso, se debe aclamar la habilidad de Leterrier para aprovechar al máximo sus recursos, al haber dotado a su obra del aspecto de una superproducción de primer nivel -a pesar de que no lo es- combinando un acertado uso del CGI con un regusto artesanal que, por desgracia, se pierde ante la sofisticación de las nuevas tecnologías como el 3D. Explota también con acierto la imponente presencia de Liam Neeson, el talento interpretativo de Mikkelsen, la frescura de la ascendente Arterton y la vertiente física de Worthington, el nuevo malote de Hollywood, que sobresale en ese aspecto pero que parece algo encorsetado a la hora de retratar a su personaje. El director convierte así a la película en un digno remake  y en un magnífico entretenimiento que se disfruta mejor, sin ninguna duda, cuando no se le toma demasiado en serio.

Estreno en España: 31 de Marzo.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.