Tras el fiasco de la última Terminator el director McG intenta congraciarse con la industria con This Means War, calificada por sus responsables como “comedia romántica de acción” cuyo guión promete dar suficiente libertad al director para romper -digitalmente- lo que le apetezca. En ella dos amigos de la infancia se enamoran de una misma mujer por la que entablarán una lucha que irá aumentando hasta convertirse en una batalla de ridículas proporciones. Sin embargo a pesar de que McG ya se frota las manos pensando en la escabechina de CGI que tiene previsto liar, no todo son alegrías para el realizador. Una de sus estrellas, el solicitado Sam Worthington, abandonó el proyecto dejando un hueco libre en el protagonismo de la película, que compartía con Chris Pine y Reese Witherspoon. El inconsolable McG ha encontrado hoy sin embargo un poquito de paz cuando se le ha comunicado que el camaleónico Tom Hardy -sigamos a este chico porque es un pedazo de actor y una potencial estrella- se une a la producción. Hardy brilló en la injustamente olvidada Bronson, ha aparecido en Inception y para más señas será el próximo encargado de interpretar a Mad Max. Por cierto, Reese Witherspoon, a la que el Oscar le ha hecho más mal que bien, produce la película.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.