LOS PILARES DE LA TIERRA (THE PILLARS OF THE EARTH, STARZ, Miniserie de 7 Capítulos con Ian McShane, Hayley Atwell, Donald Sutherland, Rufus Sewell, Matthew MacFayden, Eddie Redmayne, David Oakes, Natalia Wörner, Anatole Taubman, Sarah Paris, Sam Claflin, Alison Pill. Creada por Ken Follett, Ridley Scott)

En la Inglaterra del siglo XI el nuevo prior de Kingsbridge decide iniciar la construcción de una catedral que atraiga a peregrinos de toda Inglaterra. Con la ayuda del humilde maestro constructor Tom Builder y su familia, Phillip intentará levantar el edificio. Pero el país es un territorio convulso por la guerra y hay mucha gente que no quiere ver cómo Kingsbride progresa. Entre ellos está Waleran, un poderoso religioso aliado con la casa de Hamleigh, usurpadores del condado de Shiring que pretenden atraer a sus dominios el negocio que originaría la construcción de la catedral.

Qué tendrá esta novela, que cuando se mienta a quien la ha leído se le queda la cara embelesada y la mirada perdida, como a quien ha disfrutado de experiencias imposibles de explicar con sólo palabras. Esta reacción no ha pasado desapercibida para quienes piensan en celuloide y verde dinero, y desde el inicio de su éxito ya se especulaba con una versión de la historia que abandonara las páginas y terminara en la pantalla. El gato al agua se lo ha llevado el señor Ridley Scott, que cogido de la mano con el creador Ken Follett, ha encontrado en la televisión el formato ideal para trasformar el drama de la irreal Kingsbridge en una nueva vía de tan lucrativo negocio. Con el nombre del cineasta relacionado en la producción y el del autor implicado en la supervisión de la serie, se anticipaba una obra que como esa catedral sobreviviría al paso del tiempo, al olvido y por supuesto, a la indiferencia del espectador, que por razones obvias es en verano un factor de riesgo para cualquier título. Sin duda Scott y Follett cumplen con su objetivo pero se quedan a un paso de la excelencia.

Los Pilares de la Tierra es una recreación minuciosa de la obra que la inspira, digna en todos sus apartados, desde la interpretación, la dirección o la ambientación, pero que no sobresale en ninguno. Tal esta ficción televisiva excelente de la que podemos disfrutar actualmente, nos ha malacostumbrado y convierte por simple comparación a Los Pilares de la Tierra en una buena obra pero no en la soberbia miniserie que se anticipaba. Su reparto de campanillas pone rostro a personajes que han recorrido las imaginaciones de medio mundo, en unas elecciones muy acertadas que logran que incluso el que se relaciona por primera vez con la historia, identifique rápidamente a cada personaje y sus intenciones. Desde el principio queda claro quién es un cabrito y quién un santo varón en esta telenovela medieval en la que sin excepción los malvados medran y los humildes las pasan canutas. Sólo hay que verle la cara de diablo engolado a Ian McShane y compararla con la de beato recién ungido que compone Matthew MacFayden para aclarar todo tipo de duda y delimitar los bandos que se apuñalan por la espalda en esta -nunca más pérfida- Albión. Del mismo modo la recreación de vestuarios y escenarios es igualmente complaciente, aunque no llega a alcanzar la majestuosidad y brillantez que se esperaba. Convence, como el resto de su conjunto, pero no maravilla, no conquista. Otro gran punto a su favor es el ritmo narrativo, que logra capturar la atención gracias a su excepcional acumulación de eventos y tramas paralelas, que logran espantar el aburrimiento y convertir cada uno de sus episodios en un auténtico tobogán emocional. Los Pilares de la Tierra es así una adaptación notable y un producto televisivo recomendable, que sin embargo no logra equipararse a esa catedral de muros imperecederos que quienes disfrutaron con el libro construyeron en su imaginación.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.