KTARSIS
Revista Online del Entretenimiento Audiovisual


Críticas

13 diciembre, 2017

Crítica TV: TRUE BLOOD (SANGRE FRESCA), Tercera Temporada

Más artículos de »
Escrito por: Pablo Gutiérrez
Etiquetas: , , , , ,

TRUE BLOOD (SANGRE FRESCA, HBO, Serie, Tercera Temporada de 12 Capítulos con Anna Paquin, Stephen Moyer, Alexander Skarsgard, Sam Trammell, Ryan Kwanten, Rutina Wesley, Nelsan Ellis, Deboraj Ann Woll, Kristin Bauer, Chris Bauer, Carrie Preston, Jim Parrack, Todd Lowe, Jon Manganiello, Evan Rachel Wood, Denis O’Hare. Creada por Alan Ball.)

Sookie busca desesperadamente a Bill después de su misteriosa desaparición. Seguir el rastro del vampiro llevará a la telépata de Bon Temps a dar con una nueva raza de extrañas criaturas y con un peculiar monarca vampiro con una visión muy particular de las relaciones de su especie con los humanos. Al mismo tiempo Eric trama nuevas maniobras para hacerse con Sookie, Tara intenta superar su pérdida al lado de un nuevo amante, Jason atraviesa por un peculiar trauma que le llevará a plantearse su futuro profesional, Hoyt y Jessica tratan de seguir adelante con su relación y Sam investiga en su propio pasado para encontrar a su familia biológica, lo que le traerá no pocos problemas.

La verdad es que poco más hay que decir de True Blood que no se haya dicho ya. Quienes la seguimos ya sabemos exactamente de qué va, qué es, qué vende, qué esconde y adónde nos lleva. Siendo claros, todos aceptamos que True Blood es una serie mala como el demonio, pero nos encanta. De hecho nos gusta hasta cierto punto que es normal cuestionarse sobre qué falló en nuestra formación como personas adultas responsables para estar tan enganchados con esta trampa mortal para la lógica y el buen gusto. True Blood es una serie asquerosa, repugnante y pegajosa de tanto fluido derramado en cada capítulo, sea lágrima, semen, sangre o vómito, y de tanto desgarro provocado sin piedad a nuestro frágil cerebro. True Blood tiene truco, y lo sabemos. Es repulsiva, y lo sabemos. Es ilógica y excesiva y casposa, y lo sabemos. Lo sabemos, pero aún así ahí estamos, plantados ante la televisión pidiendo más y más y sintiendo que todo lo que se nos da nos sabe a poco, en una dolorosa gula catódica que dura ya tres veranos.

Es Septiembre y una vez más, ya la tercera, sentimos que True Blood ha vertido en nosotros todos sus deshechos y que no nos ha sabido a nada. O tal vez sí, al irresistible sabor de la basura destilada y servida en cristal de Bohemia. Pero el caso es que a pesar del banquete, como ocurre cada temporada, seguimos con hambre de sangre fresca. Un verano más Alan Ball nos ha vuelto a colar la enésima tensión sexual entre el trío Eric-Sookie-Bill, el enésimo trauma de la repulsiva Tara, la enésima tontuna de Jason, el enésimo bicho sobrenatural que surge de la nada, el enésimo villano brillante, excesivo, soberbio y pasadísimo de vueltas, el enésimo giro argumental sin consistencia alguna. True Blood desde luego sabe lo que es tan bien como nosotros. Sabe que con un chinado como Russell Edginton puede salvar la papeleta de una temporada entera. Sabe que de ella esperamos siempre lo impensable, aunque venga por el camino de la marranada, la grosería y la provocación. Sabe que con un mordisco, un polvo, un grito y un disparo nos tiene ya babeando. Sabe lo que vende y sabe el motivo por el que se lo compramos, pobres yonquis de placer culpable. El gran talento de True Blood, de su equipo de genios malignos, es reconocer su pútrida naturaleza y explotarla en consecuencia. True Blood no es buena. True Blood no te ama. True Blood sólo te quiere para hacerte cosas malas y que te guste.

 






6 Comentarios


  1. Niko

    Entonces… xq le has bajado las estrellas?? merece algo más, hombre, ofrece lo q dá… va de frente


    • La verdad es que a lo de las valoraciones no le doy demasiada importancia más allá que la de establecer un baremo para quienes me leéis. Vamos, que no os toméis las estrellitas demasiado en serio salvo para que sirvan de orientación.


  2. Aunque coincido en casi todo lo que has dicho, ¿no crees que ha bajado un poco el nivel -en las subtramas- con respecto a la anterior temporada?


    • Sí, es lo que creo.

      Es más, creo que la enorme cantidad de subtramas al final es contraproducente, porque no todas tienen el mismo interés y eso afecta al conjunto.

      Además que no todos los personajes nos gustan y nos importan tanto y ese relleno termina por cansar.


  3. fardamucho

    Mmmm… discrepo. Y mira que he leído en más de un análisis exactamente lo mismo: es mala pero me tiene enganchado.
    Bueno, primero habría qué definir qué es lo que va mal en la serie. ¿El excepcional reparto, la cuidada producción… o será por el tufo a Corín Tellado que olemos cada vez que están juntos en pantalla Sookie, Bill y Eric? Por cierto, en esta última temporada con más claridad gracias a la aparición del hombre lobo Alcide.

    Pues bien, hay que contextualizar un poco. En los relatos de la buena señora que originó esta historia los personajes secundarios no estan desarrollados. Cosa que Alan Ball se encarga de solucionar. Y gracias que es así, sino tendríamos a Sookie non-stop en todo los capítulos, y cabe recordar, que esto es una serie y se permite (y debe) hacerlo. Así que discrepo con lo de las tramas secundarias. Si todo lo que quiere ver el espectador es si la rubia en ocasiones histriónica y el canalla a lo James Dean acabarán consumando sus calentones, que descuiden, todos sabemos que llegará ese momento.

    ¿También puede ser porque la serie en ocasiones no se toma muy en serio a sí misma? Pues sería la primera vez que eso es algo negativo. Y ahora mismo me viene a la mente Pirahna 3D, bastante bien valorada, precisamente por ser consciente de las debilidades, incoherencias y gamberradas de una época y de un género.

    Tara es un personaje genial, un clásico de Alan Ball. También tengo que reconocer que me gustó mucho en la primera temporada.

    Al final esto va a ser algo así como… fumar o beber es malo, pero engancha y puede ser divertido. Que nadie fuma ni beba, vayamos al gimnasio a diario y depilemonos, es lo que parece que das a entender Pablo Gutiérrez poniendo dos estrellas y diciendo que la serie es mala. Evitemos los excesos y las debilidades, seamos como las figuras de algún museo de cera.

    La verdad que después de ver Six Feet Under estaba deseando que volviera la tercera temporada de True Blood. Se agradece algo de frivolidad y de fantasía después de tal mazazo de realidad.

    Muchas gracias igualmente Pablo Gutiérrez por la crítica. Esta bien recordar al personal que existe esta serie, aunque en la tele emitan Aguila Roja y esas cosas.

    Saludos.

    Ah, perdón, y coincido. Me gustó más la segunda temporada; pero no pasa nada, es una serie, habrá más temporadas. I’m gonna do bad things with you…


  4. david

    Me dejo jodido el ultimo capitulo, muy malo, lo intentaron cerrar a todo prisa y nos cambiaron todos los esuquemas que teniamos de los personajes, personalmente me parecio una gran cagado.Y ¿Por que huevos salvan al notas que no me acuerdo como se llama? no tiene sentido alguno.



Deja un comentario