Como ya sabemos todos Mel Gibson tiene últimamente la sarna, ya que poca gente en Hollywood (¿alguien aparte de Jodie Foster?) ha seguido relacionándose con el artista después de sus últimas polémicas. A esta repulsa generalizada contribuye también de forma determinante el propio Gibson incendiando el ambiente allá por donde pasa. Sus últimos problemas han sido con The Hangover 2, secuela de la exitosa Resacón en Las Vegas en la que iba a tener un cameo destinado, paradójicamente, a mejorar su imagen pública. El caso es que desde el primer momento el reparto y el equipo técnico del filme de Todd Phillips se encontraba incómodo con la participación del australiano, aspecto que ha deteriorado su relación hasta el abandono final de Gibson esta misma semana. La solución a su salida ha llegado del actor Bradley Cooper, que se puso en contacto con su compañero en El Equipo-A Liam Neeson para que interpretara el papel de un tatuador, algo que tan sólo le llevará un día de rodaje. Neeson, que reconoce saber poco de su papel, afirma que aceptó el trabajo no sólo por venir de un amigo, sino por el buen rato que pasó viendo la primera parte en un hotel de Berlín. Ed Helms, Zach Galifianakis, Justin Bartha y Ken Jeong vuelven también en la secuela, situada en Tailandia, y que se estrena el 26 de Mayo de 2.011.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.