KTARSIS
Revista Online del Entretenimiento Audiovisual


Críticas

18 noviembre, 2017

¿Qué serie veo? ¿Me gustará THE WALKING DEAD (LOS MUERTOS VIVIENTES)?

Este es un post basado en los primeros capítulos de esta serie, por lo que no intenta juzgar su calidad sino transmitir las sensaciones que deja tras un primer contacto.

THE WALKING DEAD (LOS MUERTOS VIVIENTES, AMC, Primera Temporada, 1 Capítulo Emitido con Andrew Lincoln, Sarah Wayne Callies, Jon Bernthal, Jeffrey DeMunn, Laurie Holden, Steven Yeun, Chandler Riggs. Creada por Frank Darabont y Gale Anne Hurd.)

¿Y esto qué es?: Nueva serie del canal AMC (Breaking Bad, Mad Men, Rubicon) que apuesta fuerte por ella convirtiéndola en su estreno de la temporada. Frank Darabont, director de Cadena Perpetua o La Niebla es el cerebro en la sombra. Adapta el magnífico tebeo creado por el guionista Robert Kirkman.

¿Quién sale?: El británico Andrew Lincoln (This Life) se hace con el protagonismo de una historia coral en la que también tienen papeles clave Jon Bernthal (El Pacífico, The Ghost Writer) y Sarah Wayne Callies (Prison Break). En papeles de reparto aparecen intérpretes experimentados como Laurie Holden o Jeffrey DeMunn.

¿De qué va?: Rick Grimes es un policía de pueblo que es tiroteado en acto de servicio. Al despertar del coma Rick comprueba aterrorizado que el mundo que conocía ya no existe. Solo, herido y desarmado Rick tendrá que sobrevivir en un mundo desolado para volver a encontrar a Lori, su esposa, y Carl, su hijo. El auténtico horror comienza para Rick cuando se da cuenta de que las calles están abarrotadas de peligrosos muertos vivientes.

¿Qué pinta tiene?: Muy buena. En este primer capítulo Frank Darabont muestra el nivel que de él se esperaba trasladando la desolación absoluta, la verosimilitud y el drama descarnado del tebeo a la pequeña pantalla. El director y productor no capta sólo el tono del cómic, sino que además su conversión es magnífica, permitiéndose el realizador escenas prodigiosas, carentes de diálogo pero repletas de tensión, como la inolvidable del “despertar” de Rick. La producción está a la altura y los actores encajan perfectamente en sus personajes. Todo parece indicar que vamos a tener en los seis episodios que dura la primera temporada una experiencia televisiva de auténtico lujo.

Te gustará si… Eres un apasionado del cine de terror, del survival horror o del género post-apocalíptico. Tampoco te la puedes perder si leíste el cómic y quedaste prendado de la dureza de su historia. Los amantes del fenómeno zombi también encontrarán en el show todos sus sueños hechos realidad.

No te gustará si… Estás harto de los muertos vivientes, un fenómeno que tal vez ya canse un poco a algunos espectadores, si pasas del cine de terror o si prefieres que no se las hagan pasar tan canutas a tus personajes favoritos. También deberías evitarla si, por sorprendente que parezca, has probado otras series de AMC y no te han gustado. Aunque en Los Muertos Vivientes no aparezcan publicistas en traje ni cocineros de meta, la esencia es la misma.

Recomendable para… Aquellos que no pueden olvidar La Niebla, 28 Días Después o El Amanecer de los Muertos. Si te gusta el género, tienes un altar de George A. Romero en tu habitación y buscas una obra que reúna toda su esencia, déjate devorar por estos Muertos Vivientes.






3 Comentarios


  1. POr muy raro que pueda sonar, The Walking Dead no es una historia de zombies, es una historia de un mundo donde las personas deshumanizadas son reducidas a lo más básico y deben empezar a vivir. Al menos el tebeo es así donde hay tomos que apenas aparecen zombies, a nada que la serie de TV vaya por ese camino (y parece que será así) yo se la recomiendo a todo el mundo.


  2. Este análisis se queda un poco en la superficie. The Walking Dead no es una historia de zombies, sino con zombies. La presencia de esa amenaza es la percha de la que se cuelga el autor para mostrar la verdadera tragedia, la degradación moral en la que puede caer una persona llevada a una situación límite. La miseria de la que podemos hacer gala a poco que se nos dé la oportunidad. Tiene mucho más en común con La Carretera, la novela de Cormac McCarthy llevada al cine por John Hillcoat, que con el cine de George A. Romero. La sangre y las vísceras se muestran en tanto en cuanto resultado lógico e inevitable de la montaña rusa en la que los personajes se ven envueltos. Los protagonistas son mutilados y torturados, sufren pérdidas, se degradan, se corrompen y mueren. La mayor parte de las veces a manos de sus congéneres, no de los zombies. Pronto el espectador se dará cuenta de que no puede tener ninguna presunción porque el discurrir de los acontecimientos lo va a sorprender una y otra vez. Habrá quien se queje y diga que no aparecen bastantes zombies. Que no hay suficientes mordiscos ni tripas. No habrán comprendido la intención de la serie. Lo que interesa en The Walking Dead es la evolución de los caracteres en su día a día, sus cambios físicos y la transformación gradual y muy medida de su personalidad, la profundidad psicológica de su análisis de la parte más negra del alma del ser humano. Nos señala con el dedo para recordarnos la máxima de Hobbes: El hombre es un lobo para el hombre.


    • Sí, esa es la intención, quedarse en la superficie y arrojar simplemente unos cuantos datos orientativos para que la gente que no sabe nada de la serie (o que no ha leído el cómic) decida si la da o no una oportunidad. Lo pone en la cabecera del post. No pretendo juzgar el show por un sólo capítulo.

      Por otra parte yo he leído el tebeo y aunque no lo parezca en el post ya me conozco la frase esa de “nosotros somos los muertos vivientes”. También espero que la serie siga esa senda y por supuesto estoy de acuerdo con que no es una historia de zombis sino con zombis, pero tampoco lo son las películas de Romero. :)

      En la crítica de la temporada, que supongo escriba justo cuando termine, aparecerá un análisis más detallado y profundo, palabra.



Deja un comentario