MISFITS 7/10 (CHANNEL 4, Primera Temporada de 6 Capítulos con Robert Sheehan, Nathan Stewart-Jarrett, Antonia Thomas, Lauren Socha, Iwan Rheon, Alex Reid. Creada por Howard Overman.)

Una extraña tormenta dota de increíbles poderes a un grupo de jóvenes delincuentes condenados a cumplir servicios comunitarios. Pronto los chavales descubrirán que no son los únicos a los que la tormenta ha alterado y que sus dones suponen más un problema más en sus agitadas vidas que un auténtico beneficio.

Las series juveniles han dado a la televisión algunos de los productos más nefastos y aún así más rentables de su historia. Este un género único, que se rige por reglas especiales, a menudo incomprensibles, ilógicas, marcianas, que logra dar contradicciones extremas tales como éxitos de público incuestionables generados por auténticos insultos al arte, la inteligencia y el buen gusto. Resulta por tanto legítimo que una parte del respetable eluda a toda costa este tipo de propuestas, escarmentado ya por las muchas debacles que ha parido esta temática. En base a esta lógica, de entrada Misfits podría parecer otra ocurrencia más con jóvenes atribulados por sus tensiones hormonales y aderezado, por aquello de variar, con un toque superheroico. Por fortuna esta ingeniosa serie británica huye de lo tópico y convencional, de la evidente mezcla entre FoQ y Héroes, para ofrecer un producto atractivo gracias a su desparpajo, atrevimiento e ironía. El darle poderes a un grupo de inadaptados que, para más inri, aún va camino a la madurez, ya apuntaba cierta mala leche pero esta se ve refrendada en cada descacharrante capítulo del show. Misfits evita convertir a sus personajes en héroes elegidos para mesiánicas metas y los retrata como perdedores irredentos que intentan seguir como sea con sus problemáticas vidas. En esta huída hacia adelante que supone cada día para estos ni-ni-nis (ni estudian, ni trabajan, ni ganas de hacerlo) el sexo, las drogas, la pobreza, la delincuencia, la incultura o la soledad son ineludibles factores de riesgo a los que estos inusuales poderes se unen como un problema más. A ese descaro en sus guiones, a un look muy caracterísitico y a su habilidad para hablar de temas vitales sin perder ni un ápice de capacidad de entretenimiento, Misfits ha sabido incorporar también a uno de esos personajes que deja huella. Nathan Young es probablemente el tipo más molesto e irreverente de toda la televisión actual, pero es también un aliciente básico, el motor elemental y, con el tiempo, un colega entrañable que todo buen show necesita para terminar de atrapar al espectador. Siempre entretenida e hilarante, a ratos profunda y brillante, Misfits es gracias a su desapego por lo convencional una de las sorpresas del año. Recomendable para todo tipo de público adulto aunque supere por mucho la edad de sus protagonistas.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.