THE WALKING DEAD 7/10 (LOS MUERTOS VIVIENTES, AMC, Primera Temporada de 6 Capítulos con Andrew Lincoln, Sarah Wayne Callies, Jon Bernthal, Jeffrey DeMunn, Laurie Holden, Norman Reedus, Noah Emmerich, Steven Yeun, Chandler Riggs. Creada por Frank Darabont y Gale Anne Hurd.)

Tras recibir un disparo en acto de servicio, el sheriff Rick Grimes queda en coma. Días después Rick despierta para comprobar que el mundo que conocía ya no existe después de que oleadas de muertos vivientes hayan tomado el control de las ciudades. Rick deberá entonces iniciar un largo viaje a través de un país desolado con la esperanza de reunirse con su mujer y su hijo.

La brevedad de esta primera temporada de The Walking Dead nos deja en la inusual situación de encontrarnos ante su final cuando gran parte del público está aún asimilando su comienzo. Esta primera campaña del show ideado por Frank Darabont ha cumplido con el cometido para el que fue diseñada, servir de introducción a ese mundo pútrido y como primera toma de contacto con sus personajes. Gracias a estos primeros seis episodios ya conocemos a estos odiseos, malditos por su condición humana, que intentan salir adelante día a día y superar sobre la marcha las diversas complicaciones que se les presentan. Esto es en esencia The Walking Dead, una historia sobre un grupo de gente camino a ninguna parte que trata a toda costa de ampliar su agonía buscando solución a problemas propios de sus extraordinarias circunstancias. Darabont y su gente, conscientes de que no podían copar las elevadísimas expectativas creadas por una brillante campaña promocional, se han centrado en dibujar el boceto de su serie y demostrar que aunque el respeto al tebeo original es permanente en su tono, no lo es así en su trama. Se ha apostado por sorprender a propios y extraños llevando al grupo de supervivientes por senderos desconocidos, iniciativa loable que sin embargo ha lanzado a sus escribas, y en consecuencia a la serie, a algunos callejones sin salida. The Walking Dead conmueve y engancha, tiene una gran factura técnica y una digna producción, es hábil en el manejo de sus personajes, solvente en el tratamiento de los conflictos e imaginativa en la creación de nuevos retos, pero por momentos transmite la incómoda sensación de vagar sin destino fijo, de improvisar sobre la marcha y de no tener una meta preconcebida. Tal vez esas gigantescas esperanzas hayan sido contraproducentes y hayan minimizado el impacto salvaje que provocó la llegada del show y su excelente primer capítulo. O tal vez simplemente estos Muertos Vivientes no sean esa obra maestra que todos esperábamos, sino una serie de televisión muy recomendable que por el momento sigue buscando alcanzar su pleno potencial.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.