Se criticó su desastroso vestuario, se cuestionó su casting y se calificó de profanación su guión, pero la gota que ha colmado el vaso han sido las despiadadas reacciones del público ante el reciente visionado privado de su piloto. Ante este panorama la cadena NBC ha decidido retirar su patrocinio a la serie Wonder Woman y no financiar ni un episodio más a David E. Kelley, ideólogo de un proyecto que intentaba ofrecer una perspectiva original a la heroína pero que terminó siendo algo totalmente distinto al tebeo. Irreconocible para sus fans y un sangrante negocio para sus productores, Wonder Woman se ha estrellado antes de despegar. Adrianne Palicki se queda sin curro a pesar de que según las críticas el trabajo de la joven actriz era lo único salvable del show.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.