Ocurre con Sacha Baron Cohen una cosa curiosa. El actor se lleva todo tipo de elogios cuando trabaja en proyectos ajenos pero cuando lo hace en los suyos propios lo único que recibe son críticas. Exceso de protagonismo, escatología desmesurada y estupidez generalizada son las calificaciones que suele llevarse en intérprete.

Ahora con The Dictator Cohen apuesta por un producto de los que le gustan -irreverente, gamberro, atrevido- pero dominado por la ficción total, algo que puede funcionar comercialmente mejor y evitar los mazazos que suele recibir por parte de la crítica. En ella el actor se pone en la piel de un dictador megalómano que decide visitar los Estados Unidos, aunque la sinopsis oficial es mucho más irónica y postula al protagonista como un héroe capaz de dar su vida por evitar que la democracia llegue al país que tanto adora oprimir.

A Cohen le acompañan en el reparto Anna Faris, Ben Kingsley, John C. Reilly, J.B. Smoove y Megan Fox. Atentos por cierto a la participación que tiene la belleza americana en la cinta, muy en la línea de Cohen y que logra sacar el aspecto más autoparódico de la actriz. Se estrena el 11 de Mayo si es que la censura de Wadiya no la prohíbe antes.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.