Lleva años en el mundo del espectáculo como cantante y como actriz. Ha trabajado en dramas de la mano de maestros como Clint Eastwood y en espectaculares disaster movies a las órdenes de buscadores de blockbusters como Roland Emmerich o Wolfgang Petersen. Luego llegó aquella aberración llamada Dragonball en la que ella era de lo poco que conservaba cierta dignidad. Pero sin renunciar al cine, Emmy Rossum ha encontrado sin embargo su sitio en la pequeña pantalla. Se ha consolidado gracias a Shameless como una de las actrices jóvenes a seguir y como un rostro fresco, nuevo y con infinitas posibilidades. Sus méritos en la serie de Showtime no han pasado desapercibidos para Zooey Magazine, que ha decidido abrir 2.012 con ella en portada.

Written by PGP Gurez
Pablo ha publicado algún relato, participado en varios blogs y escrito unos cuantos guiones. En KTarsis se ocupa de analizar los últimos estrenos de la pequeña y gran pantalla.